Cómo controlar el instinto consumista de nuestros hijos

Vive mejor

¿Recuerdas cuál o cuáles fueron tus mejores regalos de día de reyes?, apuesto a que sí y no sólo eso sino que en algunos casos podrían citar cuántos años tenían cuando lo recibieron y qué fue lo que hicieron después de verlo.

Generacionalmente aquellos que ya superan los 25 o 30 años recordarán que en esta fecha los Reyes Magos no siempre le atinaban a lo queríamos o sólo nos traían una cosa de la larga lista que hacíamos, pero apuesto a que por lo menos el 90% lo recordará en medio de risas.

Ahora, ¿qué crees que pasaría? si hacemos este mismo ejercicio con los niños que actualmente oscilan entre 4 y 12 años. ¿Crees que recuerdan todos sus regalos o cómo reaccionarían si los Reyes no cumplen con su lista de deseos?

Especialistas en psicología infantil aseguran que actualmente los niños reciben muchos más estímulos que antes y a edades más tempranas. Lo ven todo y, por supuesto, lo quieren todo.

Y es que si bien no son ellos quienes hacen las compras, sus deseos influyen cada vez más en la toma de decisiones sobre los productos que nosotros compramos.

Un estudio realizado por TNS Research International destacó que en las compras de juguetes la preferencia de los niños representa 40% de la decisión final, mientras en snacks o botanas, su preferencia tiene un peso de 31% sobre la decisión final.

El problema es que a los padres se nos dificulta decir 'NO', sobre todo cuando nuestros hijos quieren algo y nosotros tenemos el dinero para comprárselos. Con una mirada 'triste', amenazas de llanto o un enojo de ellos terminamos doblando las manos y sacando la cartera.

La consecuencia de comprarles todo o casi todo es que genera una baja tolerancia a la frustración, afirman los psicoterapeutas; quienes recomiendan poner límites a los niños a través de la reflexión y la comunicación con ellos, por muy pequeños que sean. Olvídate de justificaciones como -está chiquito, todavía no entiende!-

Poner límites no se trata de decirle al niño 'no y punto', se trata de aclarar qué quiere y para qué lo quiere.

José de Jesús González, presidente del Instituto de Investigación en Psicología Clínica y Social, afirma que 'si los niños piden cosas y los padres se las dan, apuntan a una futura neurosis cuando sean adultos".

Estos niños al llegar a la edad adulta y no conseguir lo que deseen, en cualquier ámbito, sufrirán angustia que puede traducirse en trastornos de índole emocional y hasta físicos. A estos niños fácilmente les duele la cabeza, tienen diarreas, les duelen partes del cuerpo y hasta se vuelven propensos a accidentes leves como torceduras, debido a que hay una predisposición angustiosa general.

Las empresas jugueteras conocen nuestro secreto, saben de nuestra debilidad para decir que no y por lo mismo se esfuerzan por asegurarse de que nuestros hijos se enganchen y hasta se obsesionen con sus productos. Conquistar el mercado infantil puede significar tener el futuro comercial asegurado.

Lo principal es no tener miedo del enojo de nuestros hijos; un berrinche pasará, en cambio tú le estarás dando una enseñanza de vida, ayudándolo a controlar sus emociones y de paso tú cuidas tu cartera.

Enséñales a priorizar. Si tu hijo quiere 2 o 3 cosas al mismo tiempo, habla con él sobre los motivos por los que quiere tal cosa y qué el decida qué es más importante. Así aprenderá a priorizar y a obtener una cosa a cambio de otra.

Enséñales a ahorrar, si quieren algo muy caro que ellos ahorren una parte y tú les completas lo que les falte. Aprenderá a ser paciente y a esforzarse. Si tu hijo no consigue ahorrar, no cedas y no lo compres tú, porque entonces le estarás diciendo que no importa que no se haya esforzado.

Durante el tiempo de ahorro abstente de premiar a tu hijo con dinero extra por limpiar su habitación o levantar sus cosas, esto podría generar que el niño te cobre por realizar actividades que le corresponden por obligación.

Recuerda que todo lo tu hijo aprenda durante su infancia lo definirá como adulto.

Fuente

La foto le pertenece a laembajada

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.