Aprovecha la mala economía para educar a tus hijos

Vive mejor

Financieramente hablando, las crisis económicas son de los peores momentos para ser padres. Cuando no hay dinero o trabajo nos asaltan sentimientos de culpa por no poder comprarle a nuestros hijos 'todo' lo que necesitan o merecen, sin embargo la experiencia me ha enseñado que este también es el mejor momento de enseñarles valiosas lecciones financieras.

Los niños son sorprendentemente conscientes de lo que está sucediendo en el mundo. Y si no saben que los tiempos son un poco difíciles y que papá y mamá tienen que ver sus gastos, es hora de decirles. Esconderles a los niños las realidades financieras de la familia no les hace ningún favor.

Una buena comprensión de las finanzas personales es uno de los conocimientos más valiosos que puede tener una persona. En muchos sentidos, una desaceleración financiera a largo plazo puede ser una bendición disfrazada, pues obliga a más familias a hacer un presupuesto y mantenerlo. Les obliga a ser conscientes de cómo manejan su dinero y es bueno para los niños, porque les muestra cómo funciona el mundo.

Los niños son perceptivos, tanto que ellos saben cuando algo nos sucede por más que tratemos de ocultarlo.

Cuando no hay dinero obviamente no tenemos que darles detalles de cada uno de los gastos, pero sí es momento de explicarles que lo que está sucediendo en la economía significa que se deben hacer algunos cambios en casa. Por ejemplo, debes hacerlos entender que este año quizá no haya vacaciones o que no habrá tantas salidas al cine, por poner un ejemplo.

Explícales cuánto cuestan las cosas. Ciertamente los niños no tienen una muy buena idea sobre el precio de las cosas, pero una forma práctica es hacer un comparativo del precio de las cosas que hay en casa y los servicios que se pagan con el dinero que tú les das. Pagar la luz cuesta tantos domingos, comprar un par de zapatos nuevos implicaría ahorrar tantos fines de semana, etc.

Ten en cuenta que los mejores maestros de cualquier niño son sus propios padres. Ellos aprenden lo que viven en su casa. Si en su casa las deudas son frecuentes, ellos las empezarán a ver como normales.

El rango de edad ideal para empezar con la educación financiero es cuando los niños tienen entre 5 y 7 años. Iniciarlos en el ahorro es una inversión para ti. Cuando aprendan a comprar sus cosas con su propio dinero, dejarán de pedirte todo a ti.

Una manera de ayudar a que tus hijos no sean tan demandantes con cosas materiales es reduciendo su tiempo de exposición a los anuncios y lo mejor para esto es reducir el tiempo de TV. Explica a tus hijos que no siempre debemos hacer caso a nuestros impulsos de compra, especialmente cuando hay poco dinero.

Como padres es muy importante cuidar el mensaje que enviamos a nuestros hijos, asegúrate de estar enviando el mensaje correcto.

Fuente

La foto le pertenece a Muffet

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.