El robo de identidad, un problema que no parece tener solución

Vive mejor

En México se reciben al año poco más de 300,000 denuncias por robo de identidad con intenciones fraudulentas a bancos y otras instituciones, lo que tristemente nos ubica como país en el octavo lugar a nivel mundial en la práctica de este delito.

Terminar con este problema parece imposible, pues estadísticas internacionales señalan que cada 4 segundos ocurre un robo de identidad y para poder dar (cuando se logra) con el culpable se requiere, en promedio, 600 horas de trabajo de investigación; sin contar el tiempo que las víctimas pierden intentando demostrar que alguien utilizó su información personal de manera ilegal.

Como ya lo hemos platicado en este mismo blog, el incremento de fraudes se debe principalmente a lo descuidados que somos con nuestra información personal y lo confiados que podemos ser en las redes sociales.

Recuerda nunca utilizar la misma contraseña para más de una cuenta; no revelar datos personales sin cerciorarte antes del uso que les vayan a dar; si realizas pagos y transferencias monetarias vía electrónica, asegúrate de que sea en tu computadora personal o de lo contrario borra toda la información que hayas ingresado cuando termines de realizar el movimiento; y finalmente, una herramienta que yo siempre recomiendo para cerciorarte de que no existan movimientos extraños con tus cuentas, contrata los servicios de alertas de las Sociedades de Información Crediticia, así sabrás de cada movimiento realizado con tu dinero.

Fuente

La foto le pertenece a maido155

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.