El director general del hogar

Cómo salir de deudas

Desde que empecé a escribir sobre finanzas personales me he encontrado con muchas personas que son buenísimos con sus negocios, pero pésimos con sus finanzas personales y a menudo me pregunto por qué estás personas no operan las finanzas de su hogar de la misma manera que operan sus negocios.

Con los años he aprendido a aplicar el enfoque del ahorro en mi hogar y una de las cosas en las que hemos sido más firmes es sobre la protección de nuestros gastos inmediatos o la caja chica de la casa. Siempre tratamos de evitar basar nuestros planes en ingresos futuros inciertos.

Cuántas veces has oído, o incluso tú mismo has dicho, algo así como 'con el aguinaldo lo pagamos' y luego resulta que no hay aguinaldo o que alguien se enfermó, pero mientras tú ya te comprometiste a pagar una pantalla nueva.

Los ingresos futuros no siempre están garantizados y al igual que en los negocios, especialmente un negocio de temporada, no hay ninguna garantía de que haya dinero en el futuro. Pueden despedirte, la economía puede sufrir un bache y afectarte, etc.

En consecuencia, cuando destinamos nuestros ingresos próximos para pagar cosas que estamos comprando en el presente, estamos robándole dinero a nuestro propio crecimiento. Cuanto más altas sean tus obligaciones mensuales, más tendrás que trabajar para poderlas pagar. En cambio si pagas a tiempo tu hipoteca (por poner un ejemplo), te niegas a adquirir más deudas y además te encargas de vivir modestamente, tendrás la esperanza de poderte jubilar antes que la mayoría de las personas que necesitan trabajar toda su vida para poder pagar incluso sus necesidades más básicas.

El ahorro que puedas ir generando no sólo depende de lo que ganes, si no de lo que gastas. Una persona con un salario modesto puede ahorrar incluso más que alguien que gana miles de pesos a la semana, pero que mantiene al tope sus tarjetas de crédito.

Al igual que en los negocios de lo que se trata es de optimizar el dinero. Por ejemplo en una compañía no se compran coches nuevos cada año, sino que se utilizan los existentes hasta que éste ya no sea funcional y se tenga dinero suficiente para reemplazarlo.

A los empleados se les dan pequeños incentivos, más no regalos costosos. En cambio nosotros cada navidad no sólo acabamos con nuestro aguinaldo, sino que además nos endeudamos la mitad del año siguiente con tal de impresionar a todos con nuestros regalos.

Algunos dirán que la deuda es una herramienta para adquirir cosas, y en algunos casos este enfoque vale la pena como es en el caso de una hipoteca, pero no para ponerle tiempo aire a tu celular.

Fuente

La foto le pertenece a medea_material

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.