Las tentaciones de compre hoy y pague después

Cómo salir de deudas

No sé a ustedes, pero desde que inició este mes el buzón de mi casa y mi bandeja de entrada han estado recibiendo muchos anuncios con 'grandes ofertas' para este diciembre.

Además de comenzar a pagar en 2012, me han ofrecido de todo -incluído el tan famoso 2X1- y la verdad es que si no fuera porque tengo bien planeados mis gastos y prioridades ya hubiera sucumbido a la tentación.

La mayoría de este tipo de ofertas tiene su mercado cautivo en consumidores que no se pueden dar el lujo de comprar lo que se ofrece, pero que sin embargo se niegan a entenderlo y prefieren endeudarse antes que decir 'No'.

Conozco decenas de personas que tienen la última versión del Iphone, pero que no tienen dinero para llegar a final de quincena y encima todavía están pagando su teléfono; pero que se creen muy inteligentes porque aprovecharon una muy buena promoción para poderlo comprar.

Decir que no a las tentativas ofertas de 'compre hoy y comience a pagar en 90 día' es más fácil de lo que crees, sólo es cuestión de ser más inteligentes que los vendedores.

Empieza por tirar los anuncios o seguirte de largo. Ahora que si en verdad deseas

hacer esa compra acércate a la tienda y pregunta de cuánto quedarían tus pagos, en caso de comprar. Luego ve a tu casa y cada mes guarda la cantidad de dinero que estarías pagando si hubieras hecho la compra. Si un mes no puedes ahorrar imagina que la tienda te va a cobrar intereses y entonces esfuérzate por ahorrar más. Cuando hayas reunido el costo total de la megapantalla que te ha quitado el sueño durante meses ve a la tienda y cómprala.

Seamos realistas, la mayoría de estas ofertas se hacen en artículos sin los que perfectamente podemos vivir si no los tenemos, por lo tanto es muy probable que nada malo te pase su decides no comprarlo o esperar a tener todo el dinero junto para hacerlo.

Puede parecer muy generoso empezar a pagar hasta dentro de tres meses, pero lo único cierto es que ninguno de nosotros tiene la certeza de lo que sucederá en el futuro. Podrías perder tu empleo, tú o alguien de tu familia podrían enfermarse, el coche podría dejar de funcionar, etc. No es que seas pesimista, sino que en cuestiones de dinero siempre debemos ser realistas.

Hecha una mirada a tu alrededor y ve las cosas que tienes. ¿Cuánto te ha costado tener todo eso?, ¿cuáles te han traído dolores de cabeza?, ¿cuáles de ellas todavía no son tuyas?.

Te invito a que la próxima vez que compres algo, te asegures de que sea tuyo desde el principio, desde que salga de la tienda. De esta manera podrás disfrutar de lo que hayas comprado sin tener que preocuparse más de lo que costó, o cómo vas a hacer los pagos mensuales.

Fuente

La foto le Daquella maner

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.