Deja de tratar de impresionar a los demás

Vive mejor

Si alguna vez has caído en el error de comprar cosas pensando más en lo que dirán tus amigos o familiares cuando lo vean, que en la funcionalidad que esta compra tendrá en tu vida, quizá signifique que estás gastando parte de tu dinero de manera errónea por intentar impresionar a la gente a tu alrededor.

Esto pasa por ejemplo cuando alguien compra un coche, de las primeras ideas que vienen a su mente es cómo se verán manejando ese automóvil dejando en segundo plano la cantidad de gasolina que gastan o si es fácil conseguir refacciones de repuesto. Lo mismo pasa cuando nos invitan a alguna fiesta, procuramos que nuestro regalo sea vistoso y que las demás personas voleen a verlo.

Y sin duda los gadgets se llevan el primer lugar. Celulares, reproductores de música, tabletas, etc, etc., etc.

¿Pero qué pasa con lo verdaderamente importante? ¿La renta, la familia, nuestra alimentación? ¿Invertimos tanto en ello, como en impresionar a los demás?. Detente. Las personas sólo voltean a vernos por un instante, pero si no somos realmente importantes en sus vidas poco es lo que les importa lo que hagamos o dejemos de hacer.

Te propongo el siguiente ejercicio. Divide a la gente que conoces en dos grupos: las personas cuya opinión te interesa y las personas cuyas opiniones no representan nada importante para ti, ni las tuyas para ellos.

Empieza por dejar de intentar impresionar a la gente cuyas opiniones no te importan. Esto es relativamente sencillo; en la parte que debes poner empeño es en dejar de preocuparte por impresionar a las personas cuyas opiniones sí importan.

En este punto es importante volver a nuestros principios básicos. La relación que construimos con la gente a nuestro alrededor está basada en nuestros comportamientos, valores y emociones, más no en cosas brillantes o aparatosas.

Si eres desagradable, lo seguirás siendo aunque tengas el doble de pertenencias que todos juntos; en cambio si eres una buena persona tus propiedades materiales pasan automáticamente a segundo plano. Si alguien piensa lo contrario es hora de sacarlo del grupo de la gente que te debería importar.

Llegar a este punto en tu pensamiento y comportamiento diario es muy valioso, pero para algunas personas puede parecer casi imposible. Sus señales sociales provienen de la publicidad cargada de los medios de comunicación y de los amigos de los que se rodean. Ellos creen que necesitan un teléfono celular y determinada marca de ropa. Su autoestima gira en torno a esto y quizá poco se pueda hacer al respecto.

Ahora que si tú realmente no te sientes satisfecho con esta forma de vida y tus finanzas se han visto afectadas por ello, te propongo seis formas de romper esa situación.

1. Asume el liderazgo. Sé un creador de tendencias dentro de su grupo. Aléjate de los gastos y actividades que giran principalmente en torno a impresionar a otras personas y haz sugerencias para actividades que no giran en torno a gastar, como por ejemplo hacer ejercicio.

2. Trata con nuevas actividades. Puedes hacer esto ya sea con tu círculo de amigos o por tu cuenta, pero probar cosas nuevas que nunca podrías haber considerado antes como el voluntariado, por ponerte un ejemplo.

3. Guía la conversación. Si la conversación gira en torno a los cumplidos de unos a otros e insultos en contra de otra gente, guía la conversación fuera de estos temas.

4. Usa tus elogios con prudencia. Oferta elogios por el trabajo bien hecho, pero te molestes en halagar a alguien que tiene nuevos aparatos o ropa nueva o un coche nuevo y brillante. Te convertirás en una persona que valora a las personas y no a los bienes.

5. Comparte ideas personales orientadas al crecimiento. En lugar de hablar de la cultura popular y 'cosas' comparte pensamientos sobre el crecimiento personal.

6. Explora nuevas relaciones. Si tu círculo de amigos todavía se centra demasiado en impresionar a los demás y en las ganancias materiales, tomate un tiempo para explorar nuevas relaciones.

Fuente

La foto le pertenece a americanistadechiapas

Círculo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.