Elimina y evita las deudas con intereses altos

Cómo salir de deudas

Esta recomendación es tan simple que hasta parece ridículo hablar de ella, pero se sorprenderían de la cantidad de personas que tienen problemas financieros por esta 'pequeñita' razón.

Cuanto mayor sea la tasa de interés, más dinero perderás sin obtener mucho o nada a cambio. Los usuarios de tarjetas de crédito estamos expuestos a un sinfín de recargos: por pago tardío, por rebasar nuestro límite, cuotas anuales, cargos por disposición de efectivo en cajeros automáticos, etc., etc. Una cuota por aquí, una cuota por allá y de repente nuestro dinero se esfuma de las manos.

Si a todas estas comisiones, le sumamos que nos echamos encima deudas grandes con un nivel de intereses alto, es cuando comienza la pesadilla. El pago de este tipo de deudas reduce nuestra libertad financiera. Antes de firmar cualquier boucher de compra haz un pequeña suma de lo que tendrás que pagar de interés mensual y piensa en lo que podrías comprar si te ahorraras ese dinero.

La mera presencia de una deuda de interés alto a menudo trae otra deuda en nuestra vida. Por ejemplo, qué pasaría si de repente pierdes tu empleo, tu auto se descompone o alguien de tu familia se enferma y necesitas ocupar tu tarjeta de crédito para hacer frente a esa situación. Sin que lo notes el límite de tu plástico habrá llegado a su máximo nivel y no tendrás forma de escapar. No sólo te costará dinero afrontar esta deuda, sino que limitará la libertad que puedas tener con todo el dinero que vaya cayendo a tu cartera.

Como siempre lo he recomendado lo ideal es tener un fondo de emergencia, pero en caso de que no lo tuvieras la segunda opción es que tengas suficiente crédito disponible en tu tarjeta de crédito para hacer frente a cualquier tipo de imprevistos, lo que implica no tener deudas gigantescas en ella.

Aquí está la gran clave: si te enfrentas a una situación de emergencia, como tener que componer tu auto o perder tu trabajo, enfréntalo con tu fondo de emergencia y reponlo después de la emergencia. Paga el mínimo en tu tarjeta por un tiempo, en lo que reconstruyes tu fondo y cuando lo vuelvas a tener entonces ataca la deuda con más fuerza.

Si en este momento enfrentas deudas con una alta tasa de interés, atácala primero. A continuación sigue con las de interés menos. Abona más dinero a tu deuda mayor, sin tocar tu fondo de emergencia. Puedes vender cosas que no usas o encontrar la forma de ganar dinero extra. Un paso a la vez.

Fuente

La foto le pertenece a dpstyles

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.