Miniguía para formar hijos verdes

Vive mejor

Cuando se tienen niños en casa definitivamente los hábitos de los adultos cambian. De alguna manera nos volvemos más consientes de nuestro alrededor y del mundo en general. Cuando nos convertimos en padres automáticamente nos gustaría transformar el mundo para hacerlo un lugar más lindo y más seguro en el que nuestro hijos puedan vivir y es probable que no lo logremos, pero lo que sí podemos hacer es enseñarlos a ellos a cuidar este lugar.

La infancia es la mejor etapa para preparar a nuestros pequeños e inculcarles el cuidado y respeto que deben tener al planeta, de manera de que cuando crezcan, efectivamente este mundo sea un mejor lugar para todos.

Algunas de las acciones que podemos fomentar a los niños, dependiendo de la edad y en la etapa en la que se encuentren, son:

1. Durante los primeros años. Esta es una de las etapas más hermosas de un niño. Es cuando empiezan a explorar el mundo y los ojos se les desbordan de curiosidad ante cada descubrimiento. Paso a paso se vuelven consientes del mundo que les rodea. Este es el momento de enseñarles lo maravillosa que es la naturaleza. Llévalos a dar paseos a cualquier lugar donde haya pasto y tierra. Aunque se ensucie, deja que juegue con las hojas, la tierra, con los árboles. Deja que se lleve a la casa algunos de sus descubrimientos, motívalo a que haga dibujos de todo lo que haya visto.

Si tienes oportunidad siembra con tu bebé alguna planta o una semilla. Enséñalo a echarle agua, a verla crecer semana a semana. Cuando lo lleves al zoológico explícale sobre la vida de cada animal, no importa si no sabes tú mismo. Puedes leer los letreros que están instalados en cada espacio. Aprendan juntos y no subestimes a tus hijos, aunque son pequeñitos y parecen estar viendo a todos lados, su capacidad de retención es increíble. Aunque tus bebés sean de brazos, enséñales a presionar el botón para apagar la luz cada que salgan de una habitación, a lavarse los dientes sólo con un vaso de agua y a valorar y cuidar sus juguetes.

2. Cuando entran a la escuela. Esta es la primera etapa difícil de tu hijo, pues aunque ya es mucho más consciente del mundo y está aprendiendo a leer y escribir, también está en contacto con otros niños que quizá no tengan los mismos hábitos que él, lo que púede confundirlo un poco. Sé paciente y apóyate en eso mismo que está aprendiendo en la escuela. Normalmente llevan materias como 'ciencias naturales', 'conocimiento del medio' o algo parecido y se central en la naturaleza. No les hagas el estudio aburrido, crea dinámicas con ellos para que no sólo sean libros, sino también paseos. Sé que en la semana estamos ocupados, pero el fin de semana podemos acampar o ir al parque.

Aprovecha los cambios de clima o los desastres naturales para explicarles porqué suceden y el peligro que corren sus animales favoritos (león, jirafa, delfines) por los problemas en el clima y cómo pueden ayudar a salvarlos. Enséñalos a hacer labores en casa, a regar el jardín por las noches para que la tierra absorba mejor el agua, a separar y sacar la basura, hacer composta, a los niños les encanta ensuciarse las manos y jugar con tierra. Cuando llueva, juega con ellos en el agua, pongan cubetas en la azotea o el patio y luego utilicen el agua para jugar o para el wc.

3. Llegó la pre-adolescencia. Empieza una etapa muy complicada, pero si lo has hecho bien hasta ahora llevas ventaja. Tus hijos empiezan a cuestionar todo y a sentirse más independientes. Cuentan con la información necesaria para tener razonamientos propios y establecer hipótesis. Aprovecha este razonamiento para guiarlos a entender el impacto que tiene en el mundo su estilo de vida. Procura que realicen actividades extras, sobre todo deportes, así serán más concientes de los alcances y límites de su propio cuerpo.

4. Finalmente la adolescencia. No es que ésta sea la última etapa de tus hijos, pero sí es la última en la que podemos tener todavía un poco de influencia. En este periodo tus hijos tendrán más energía y entusiasmo que nunca, se querrán comer el mundo de un solo bocado y por lo mismo necesitan un poco de ayuda. Platica con ellos, ayudalos a canalizar su energía hacia actividades que beneficien a su comunidad, hazlos entender que ellos pueden lograr cambios a su alrededor. Existen muchos grupos de jóvenes que se dedican a hacer labores altruistas con animales, personas de bajos recursos o que tienen proyectos verdes. Anímalos a participar y comprométete con ellos a ayudar en la medida de tus posibilidades.

Ser padre no es fácil, nadie nos enseñó a hacerlo bien; pero si entre nosotros nos ayudamos un poco quizá podamos formar hombres y mujeres sanos, respetuosos, fuertes y consientes del planeta en el que estamos viviendo.

Fuente

La foto le pertenece a edgygrrrl

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.