El secreto de la riqueza que todo mundo ignora

Haz patrimonio

Una de las razones por las que creo que la mayoría de la gente no puede alcanzar su independencia financiera es porque hacen las cosas demasiado complicadas. Invierten en productos financieros elaborados que no entienden, pero del que escucharon maravillas por televisión. Hacen elegantes movimientos con su dinero, como sacar una segunda hipoteca sobre su casa para poder comprar una casa de vacaciones 'por si se ofrece'.

Gastan su dinero sin planeación alguna, ignorando que el secreto de la riqueza y de las personas que tienen éxito financiero es simple: 'comprar activos, evitar pasivos'. Eso es todo. Simplemente comprar activos. Comprar cosas que aumenten de valor. Comprar cosas que produzcan ingresos y evitar gastar el dinero ganado en artículos que requieran de más inversión.

El problema es que la mayoría de nosotros vive con un enfoque completamente diferente. Compramos pasivos. Compramos cosas que depreciar en valor, a veces muy rápidamente. Compramos 'experiencias' y gastamos grandes cantidades en entretenimiento, gastronomía y ocio caro.

Detente un segundo a reflexionar acerca de las conversaciones que has mantenido el último mes con tus amigos y familiares, de qué han hablado. Podría apostar que los temas de conversación incluyeron la adquisición de los últimos sistemas de juego, teléfonos móviles o la visita a algún restaurante caro. Sin duda alguna muchas de estas experiencias o cosas nos han dejado un buen sabor de boca, pero la mayoría de las veces se trata de cosas que no necesitamos.

No estoy diciendo que no aspiremos a tener algunos lujos, pero sí que no pretendamos derrochar nuestro dinero en cada visita a los centros comerciales, a menos claro que te haga muy feliz trabajar el resto de tu vida para pagar facturas mensuales a los bancos y tiendas departamentales.

Para iniciar un camino hacia la creación de riqueza debemos tener un cambio de mentalidad. Dejar de adquirir pasivos (cosas que chupan dinero de nuestra cartera en forma de pagos mensuales o depreciación) y en su lugar invertir en cosas que aumentan su rentabilidad.

La próxima vez que se planees una compra importante, hazte algunas preguntas con respecto a tu nueva compra potencial.

¿Si tuviera que preparar un balance personal, este elemento lo consideraría un activo o un pasivo? ¿Este artículo incrementa mi calidad de vida? ¿Esta adquisición produce ingresos para mí, o voy a tener que gastar adicionalmente al mes por su servicio (para asegurarlo, mantener, operar, etc.)? ¿El valor de mi compra aumentará en los próximos 5, 10, 20 años?

Con las respuestas a estas preguntas, es probable que la decisión de comprar o no comprar sea mucho más fácil. Inclínate por acumular activos en diversas formas diversificadas (inmuebles, metales preciosos, bonos, etc.). Preocúpate por proteger tus ganancias, pues finalmente estás trabajando duro por ellas.

Fuente

La foto le pertenece a Images_of_Money

Círculo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.