Sentimientos insatisfechos = compras compulsivas

Cómo salir de deudas

Comprar cuando estamos tristes, deprimidos o insatisfechos, nos ayuda momentáneamente, a sentirnos mejor (lo he hecho y me ha pasado), pero en la práctica no ayuda a resolver nuestro problema real.

Observa tu casa, tu entorno, tu clóset y reflexiona sobre el papel que juegan las compras en tu vida. Una persona que tiende a comprar por problemas emocionales tendrá como primera reacción negarlo y justificar cada una de sus adquisiciones, sobre todo si tenemos problemas de deudas por estas compras. Esto es normal y nos ha pasado a todos alguna vez.

No es necesario estar endeudado hasta el cuello para que te concientices de tus acciones. Somos adictos a las compras si: compras cosas, sin necesitarlas (no importa lo pequeña que sea tu compra); sientes necesidad de comprar cuando te sientes mal, triste, angustiado, estresado, deprimido, enojado y/o aburrido.

Presta atención en tu comportamiento y si te descubres todo el tiempo pensando en lo que 'no tienes y necesitas', como la última versión de 'x' celular, es porque algo está pasando en tu interior. Comprar por motivos sentimentales es una forma de evadir una situación o a una persona que nos hace sufrir o que no podemos manejar.

Esta actitud está relacionada con emociones que no sólo no podemos expresar, sino que, con frecuencia, ni siquiera podemos reconocer y aceptar. He aquí el gran problema, que se incrementa cuando no tienes con qué comprar, pues con tal de 'anestesiarnos' y 'sentirnos bien' somos capaces de endeudarnos hasta el delirio. Luego cuando llega la hora de pagar, incrementamos nuestro sufrimiento y la anestesia ya no parece ser tan efectiva.

Cuando estamos tristes, enojados, frustrados o deprimidos nuestra energía disminuye. No tenemos ánimos de nada y si a eso le agregamos nuestra falsa necesidad de comprar o problemas para pagar lo que ya compramos, simplemente dejamos de vivir y dejamos de disfrutar.

Lo peor llega cuando el dolor oculto crece tanto y los problemas no resueltos se vuelven tan importantes, que las compras ya no pueden ocultarlos.

¿Qué hacer?

Primero que todo no te juzgues tan severamente, ni te regañes por no haber podido manejar la situación. Es una situación en la que muchos han y/o hemos caído. Lo importante es que ya te diste cuenta de lo que sucede contigo y tu manera de comprar. Marca un alto el camino y comienza a componerlo.

Concientízate de que no puedes solucionar tus problemas emocionales con cosas materiales. Es difícil aceptarlo, dejar de comprar, pero es el único camino. Busca una actividad que mantenga tu mente ocupada. El ejercicio es una buena alternativa. Cuando te sientas angustiado, realiza respiraciones lentas y profundas y di, de preferencia en voz alta, y concentrándote en lo que estás diciendo: 'Las compras no solucionan mis problemas y el malestar que siento es pasajero. Yo soy más fuerte que esos sentimientos. Yo soy la solución. Soy un adulto y puedo enfrentarme y resolver mis problemas'.

Posiblemente necesites que alguien te ayude, pero antes de recurrir a un familiar o amigo, analiza bien a esa persona antes de escoger. Necesitas alguien que te escuche con respeto y empatía, que no te critique, se burle o utilice después esa información, pero sobre todo que no tenga el mismo problema que tú y te haga segunda.

Como en todo, no pretendas abarcar demasiado o esperar resultados inmediatos. Cambiar este tipo de hábitos y desarrollar nuevas emociones toma tiempo.

Fuente

La foto le pertenece a Partyman04

Círculo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.