Recarga y ahorra

Tu hogar

En casa siempre hemos utilizado pilas recargables por razones económicas. Aunque la inversión en principio es un poco 'elevada', con el tiempo nos hemos ahorrado cientos de pesos en estar comprando baterías nuevas para los controles de la TV, el estéreo, el DVD, el videojuego, el reloj de pared, la lámpara de mano, etc, etc, etc.

Este tip ahorrador me lo compartió un amigo fotógrafo que por la naturaleza de su trabajo siempre necesita tener las 'pilas bien cargadas' y aunque de manera personal he podido comprobar los beneficios, recientemente me encontré con un estudio que sustenta justamente toda esta información empírica.

Según un estudio realizado por el Centro de Investigación sobre Salud y Medioambiente 'Bio Service', una pila recargable puede llegar a sustituir hasta ¡1500 desechables!. Así que en términos económicos, a nosotros como consumidores nos basta con realizar alrededor de 4 a 6 recargas para amortizar la diferencia de precio de una pila normal y una recargable (incluyendo el cargador).

Antes de comprar tus pilas recargables piensa bien para qué las vas a ocupar, dado que algunas de ellas pierden su carga en tres meses aunque no se utilicen; por lo que resultaría absurdo adquirir unas pilas de mayor capacidad si las vas a usar por ejemplo en el control de la TV, donde terminará por descargarse más por el paso del tiempo que por el uso.

Asegúrate de que adquirir baterías que no se descarguen, sin importar en qué tipo de aparato las utilices.

Fuente

La foto le pertenece a Bacteriano

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.