Los burós que no son burós… ¡Aguas con los fraudes!

Vive mejor

Es increíble la manera en la que los delincuentes están afinando, cada vez más, sus estrategias de robo de información. Ya son varios los conocidos y familiares que me han confirmado que en la red anda rondando un correo electrónico, que llega hasta tu bandeja de entrada, con la presentación del 'Buró de Crédito'.

En este correo te invitan a obtener tu historial crediticio dando click en la liga que ahí mismo te ponen. Solicitan los datos de tu tarjeta de crédito (como lo hace el buró para cotejar), pero además te piden también la clave de seguridad de la tarjeta (dato que NADIE te debe pedir).

No te dejes engañar. En el momento en que proporciones esta información, específicamente la clave de seguridad de tu tarjeta, estarás abriendo la puerta para que estos ladrones puedan hacer cargos con tu tarjeta.

Ser víctima de un fraude de este tipo no sólo puede ser costoso, sino que además implica tiempo perdido en solucionarlo, requiere de molestos trámites y ni hablar de los dolores de cabeza.

Si bien es cierto que los bancos trabajan para mejorar los sistemas de seguridad, no hay mejor seguridad que la que nosotros nos podemos proporcionar asumiendo cierta responsabilidad en nuestro actuar.

Aunque ya lo hemos compartido otras veces, nunca sobre recordar medidas de seguridad fáciles, y que por ser sencillas muchas veces pasamos por alto.

1. Ten cuidado al usar cajeros automáticos. Si algo no te 'cuadra', por mínimo y ridículo que parezca, no utilices ese cajero.

2. Lleva tus cuentas. Es más fácil que te percates de un posible fraude si llevas estricto control de tus gastos. Guarda vouchers y revisa religiosamente tus estados de cuenta de tarjetas y chequeras; y en el momento en que tengas dudas, llama al banco.

3. Evita tener demasiadas tarjetas o chequeras. No las lleves contigo si no las vas a ocupar. Eso de 'por si acaso' únicamente aumenta el riesgo de robos o de que extravíes tus pertenencias. Ten a la vista siempre tu cartera y/o bolsa donde la guardes. En el caso de los cheques, verifica constantemente la numeración consecutiva, pues los ladrones podrían arrancan un cheque con todo y recibo para que no te des cuenta de que falta.

4. Parece obvio, pero de verdad, memoriza tus números confidenciales y jamás los compartas con NADIE. Cámbialos regularmente y evita tener la misma clave para todas sus contraseñas.

5. Cuando pagues con tarjeta de crédito, nunca nunca la pierdas de vista, mide el tiempo que se tardan en regresar con ella y no tengas pena de presionar para que te la devuelvan si es que ya se tardaron mucho.

6. Jamás des tus datos y números a gente que te ofrezca premios o promociones telefónicas por más tentadoras que suenen. Créeme, ningún banco o institución financiera te va a pedir información por mail y en el caso de que te hablen del banco solicitando datos, verifica que su puesto y otra vez, recuerda que jamás te pediría tus contraseñas.

7. Recuerda siempre tener a la mano los teléfonos del banco para reportar robos o problemas.

Porque siempre será mejor prevenir, ten mucho cuidado y que no te importe si te llaman paranoico.

Fuente

La foto le pertenece a buggolo

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.