¿Sabes qué saben de ti?

Vive mejor

Estamos tan acostumbrados a llenar formularios y proporcionar información personal que pocas veces reparamos en preguntarnos ¿qué tanto saben sobre mí?, ¿quién tiene mis datos personales?, ¿qué hacen con esa información?

No es ningún secreto que nuestros datos personales (nombre, edad, teléfono, domicilio y otros) los tiene el IFE, el banco, la compañía de teléfonos, la luz, el agua, en nuestro trabajo, en el gimnasio, en la agencia de coches, en la tienda departamental donde tenemos tarjeta y un largo etcétera en el que debemos incluir a las redes sociales como Twitter y Facebook.

En todos estos lugares, por cuenta propia, nosotros fuimos quienes dimos todos esos datos. El problema es que no tenemos la certeza de que ellos a su vez hayan podido hacerlos llegar a otras empresas como los famosos telemarketings, que llaman diario a tu casa ofreciéndote 'la mejor tarjeta de crédito' de la historia (¿te suena familiar?). Esto sucede porque la política de privacidad de cada empresa es distinta, viene en letras chiquitas, pocas veces la leemos antes de firmar y por tanto no la conocemos.

No tenemos la certeza de si fuimos nosotros quienes autorizamos a esas empresas a vender o filtrar nuestros datos y lo peor es que no tenemos ninguna protección ante la posibilidad de que sus mecanismos de seguridad sean violados o que alguno de sus empleados haga mal uso de la base de datos de todos los clientes, o si éstos son hackeados.

El problema es grave, sin embargo todo parece indicar que pronto en nuestro país esto podría mejorar un poco. Entre las nuevas funciones del l Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) se encuentra que ahora también debe proteger los datos personales de los ciudadanos de todo el país y, en su caso sancionar, a quien o quienes hagan un uso indebido de ellos. De momento, el IFAI se encuentra elaborando un reglamento para poder lograrlo.

Se prevé que en el reglamento se establezca que al momento de firmar un contrato de prestación de servicios, las empresas deberán aclarar específicamente para qué van a usar nuestros datos, para que hagamos conciencia de ello y para que si los usan con otros fines podamos denunciarlos.

Este reglamento podría aplicarse, incluso, para las nuevas tecnologías. Por ejemplo ya son varios los teléfonos o tablets que cuentan con el servicio de geolocalización las 24 horas del día, algo que sin duda ofrece ventajas de seguridad, pero también desventajas al no saber en manos de quién y con qué intenciones está esa información. Por ello, lo recomendable es preguntar a la compañía telefónica si nuestro teléfono tiene esta función y si se puede desactivar o activar de manera voluntaria, pues de no ser así sería ilegal.

No es cuestión de paranoia, se trata de seguridad; ahora esperemos a que este nuevo reglamento esté terminado y aprobado. Por el momento, antes de volver a llenar cualquier tipo de formulario, piensa bien en lo que vas a contestar.

Fuente

La foto le pertenece a rejon

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.