El jardín de nuestras vidas

Tu hogar

El fin de semana tuvimos un poco de tiempo libre y aprovechamos para, por fin, comenzar a construir el jardín que tanto hemos querido mi esposa y yo. Como nuestro edificio comparte una amplia zona verde con otros condominios, decidimos adoptar un pequeño espacio y poner manos a la obra con nuestro proyecto verde. Decidimos que además de sembrar plantas de ornato, también es buena idea cultivar una pequeña hortaliza con algunas plantas comestibles.

Aunque reconozco que toda la labor es más mérito de mi esposa que mía, quise compartir con ustedes algunas ideas que les podrían servir para iniciar su propio espacio verde en el jardín o en la azotea de su casa (lo que de paso los pondría en tendencia con el movimiento de las 'azoteas verdes').

Observa tu jardín o azotea. Comienza por identificar por dónde sale el sol y hacia qué dirección se oculta, con el fin de identificar las zonas de sol y de sombra. Esto te ayudará a decidir cómo colocar las plantas. En el caso de las azoteas, identifica también la dirección del viento, pues no querrás que tus plantas terminen desparramadas contra el suelo por culpa del aire.

Ubica los lugares en donde existan bordes, rejas, barandales, techos, etc., pues estos son ideales para colocar o colgar plantas, como es el caso de las enredaderas. Una vez que hayas ubicado todas estas zonas, el siguiente paso es la imaginación… ¿Cómo quieres que se vea?

(Únicamente en el caso de las azoteas, antes de empezar a colocar las plantas necesitas asegurarte de que esté bien impermeabilizada, pues de lo contrario deberás hacerlo).

Manos a la obra. Reúne todos los recipientes que puedan servir de macetas: botes, latas, cubetas, ollas viejas, huacales, ¡escusados viejos! ¡Sólo imagina!... Consigue plantas en el mercado, viveros o no faltará quien te pueda regalar alguna.

Para el caso de las azoteas, el tipo de planta que se recomienda son aquellas resistentes al calor y al viento, toma en cuenta que la situación en una azotea es diferente a la de un jardín. Aunque claro, esto también depende de tu azotea, pues si ésta tiene barda el viento no será tan intenso y seguramente existirán zonas sombreadas.

El tipo de plantas que mi esposa recomienda a todo mundo, por lo fácil de cuidar, son las cactáceas y las suculentas o crasas (aquellas en las que la raíz, el tallo o las hojas se han engrosado para permitir el almacenamiento de agua en grandes cantidades), ya que son más resistentes al calor y a la sequía y por lo tanto requieren menos agua, además de que en algunos casos también son muy económicas. Por ejemplo la siempreviva o los magueyes.

Cuando siembres las plantas no pegues sus raíces al fondo de las macetas; y si tus macetas son grandes y quieres sembrar varias plantas en ellas, deja espacio suficiente entre planta y planta para que puedan desarrollarse adecuadamente.

Es muy importante que antes de trasplantar las plantas les aflojes la tierra alrededor de las raíces. Una vez sembradas el agua llegue bien hasta la raíz. Consigue hojas secas y colócalas encima de la tierra de tu planta, así ayudarás a conservar la humedad.

Acomoda las macetas de acuerdo a las zonas de tu jardín y de las necesidades de cada planta (sol o sombra). Utiliza tu ingenio para adornar con piedritas, corcholatas, pedazos de madera, etc., para poner una base a la maceta y que el agua no se estanque debajo de ésta. Es muy importante mantener un buen drenaje en las plantas.

En caso de que decidas sembrar también alimentos, esto te ayudará a valorar más tu alimentación, reconectarte con la tierra, además de ser una forma de ahorro familiar. De igual forma puedes sembrar plantas medicinales como sábila, árnica, manzanilla, romero, tenebro, bugambilia, etc. Son fáciles de cuidar y la mejor manera de tener un botiquín con medicinas naturales.

La verdad es que no existen fórmulas exactas sobre cómo plantar, regar y cuidar una planta. Este es un trabajo que irás aprendiendo con el tiempo, descubrirás lo que te gusta y lo que no, te reconectarás con la tierra y en consecuencia desarrollarás un tu propio sentido común sobre tus plantas.

Date tiempo para disfrutar de esta tarea. Hacerlo en familia es más fácil y más divertido, así que prepara tus herramientas, manos a la tierra y comparte con nosotros tu experiencia verde.

Fuente

La foto le pertenece a cwwycoff1

Círculo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.