Emociones y dinero

Vive mejor

El tema de las finanzas personales es tan íntimo que justamente por eso es que está muy relacionado con nuestras emociones e incluso hay quien afirma que sí queremos tener más abundancia en nuestras vidas es necesario un trabajo emocional profundo. Al limpiar nuestras emociones saneamos nuestra relación con el dinero.

Las raíces grecolatinas de la palabra emoción son: e=ir y movere=hacia, lo que entonces significa que la emoción es lo que nos impulsa y dirige; teoría que comparten disciplinas y doctrinas como el

Yoga y el Feng Shui, las cuales ven a las emociones como la fuerza motivadora hacía todo lo que hacemos en nuestra vida.

Partiendo de este punto lo primero en lo que debemos pensar es en qué me hace sentir y pensar el dinero. Te sugiero el siguiente ejercicio: saca cualquier billete que tengas a la mano y obsérvalo detenidamente, hazte consciente de las sensaciones que te provoca el tenerlo entre tus manos… qué piensas acerca de ese papel… qué recuerdos tienes con respecto a él…date cuenta de tu estado de ánimo mientras estás viéndolo. Mantente así por aproximadamente 8 o 10 minutos.

Sí durante este ejercicio surgieron emociones como enojo, tristeza, ansiedad o algún otro sentimiento o sensación que te desagrade, entonces existe un bloqueo con el dinero; lo que no significa que te debas sentir mal sino que tienes que trabajar en ello.

La mayoría de las personas que hemos experimentado estos bloqueos encontramos el origen en nuestra historia personal, principalmente en la niñez, así que manos a la obra y resolvámoslos.

1. En un lugar íntimo y de preferencia solo, detente a pensar de dónde vienen estos pensamientos y sentimientos bloqueadores con respecto al dinero, los cuales generalmente se originan de los 0 a los 12 años. Busca recuerdos con respecto al dinero en esa época, principalmente los que te provoquen tristeza, enojo, miedo, angustia.

2. Respeta tus sentimientos sin reprimirlos. Llora lo que tengas que ser llorar, grita todo lo que tenga que ser gritado y dí en voz alta todo lo que tengas que decir al respecto. Puedes reclamar, enojarte, sentirte frustrado, etc., etc., etc.; pero una vez que ya has sacado todos estos sentimientos tienes que convencerte de que ya todos esos sentimientos pertenecen al pasado, que eres una persona diferente y sobre todo que ya no eres un niño por lo que ahora tú eres responsable de lo que suceda.

3. Ahora bien, identifica las creencias negativas que tienes respecto al dinero, escríbelas, escoger las tres más repetitivas. Luego escoge la más fuerte y cámbiala por lo contrario. Por ejemplo: 'El dinero corrompe a las personas' por 'El dinero me beneficia aquí y ahora y lo acepto'.

En tu vida diaria, cada vez que venga a tu mente una idea o creencia negativa respecto al dinero, de forma repetitiva, cámbiala por el nuevo pensamiento también de manera repetitiva.

Esta no es una fórmula mágica, requiere de creer realmente en el poder de nuestros sentimientos y ser constantes; además puedes o no creer en esta teoría, pero yo siempre he creído que con probar no se pierde nada y por el contrario se puede ganar mucho. ¿No crees?

Fuente

La foto le pertenece a killthebird

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.