Qué tan listo estás para llevar tu propio negocio

Haz patrimonio

La mayoría de los problemas a los que se enfrentan los negocios normalmente surgen por la poca planeación con la que éstos proyectos fueron concebidos, porque desde un principio no eran viables y sobre todo porque el propietario de la empresa carecen de las habilidades y / o experiencia necesarios para ver venir a estos desafíos y enfrentarlos.

Pretender manejar un negocio propio implica tener experiencia en recursos humanos, marketing, ventas, operaciones y obviamente en el ramo de nuestra empresa (comunicación, alimentos, servicios, etc.); o bien tener la capacidad financiera para contratar personal que tenga los conocimientos necesarios en estas áreas.

Con esto tampoco quiero decir que todos aquellos que no posean estos conocimientos deben desistir de emprender, pero sí que necesitan más preparación.

Primero que todo trabaja en tener objetivos claros, saber a dónde vas. Entiende lo que estás haciendo y cree en ello, pero sobre todo busca, estudia y planea cada paso que quieras dar.

Algo de lo que no puede prescindir es de tener conocimientos -por lo menos básicos- en marketing.

Tienes que conocer plenamente tu producto y/o servicio que pretendas ofrecer. Debes poner atención y buscar soluciones para las necesidades de tus clientes. Cuidar el precio de tu producto y/o servicio. Saber dónde está tu mercado objetivo y asegurarte de que entiendan lo que ofreces.

Saber qué problemas podría tener tu producto frente a la competencia. Esto es marketing.

Lee todos los libros que puedas al respecto, estos te ayudarán a entender cómo se va a promover tu producto en el mercado para que sea rentable (esto no tiene que ver con que sea muy barato o muy caro) y recuperar la inversión, para luego tener ganancias.

Sólo no se puede e inevitablemente necesitarás en algún momento de personal. Busca asesoría en Recursos Humanos, esto te dará una idea más clara de cuánto personal necesitas, qué posiciones deben crear, qué exigir a los proveedores, etc.

La gestión del tiempo es básica. Necesitas aprender a priorizar tu día para sacar el máximo partido de él. Define lo que harás en un día, a la semana, al mes.

Rodéate de ayuda profesional. Buscar un contador que comprenda todas las implicaciones financieras de tu negocio. Consíguete un buen abogado que te explique los requisitos legales de la industria en la que pretendes incursionar.

Como todo en la vida, ser propietario de tu propio negocio requiere de aprendizaje continuo y éste nunca termina. No desistas y cuando algo se atore no temas en pedir ayuda.

Fuente

La foto le pertenece a Universidad Pablode Olavide

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.