Antes de comprar consulta tu historial

Cómo salir de deudas

Durante dos post consecutivos he tratado de explicarte el funcionamiento de los burós de crédito y la manera en la que podemos realizar aclaraciones respecto a nuestro historial.

Mi único objetivo es que tengas las herramientas necesarias para no repetir historias por las que han pasado varios de mis mejores amigos y conocidos, a quienes por desconocimiento -con un toque de apatía financiera- en el menor de los casos les han negado un crédito importante o en el extremo han llegado hasta a perder dinero, y todo por no conocer su situación ante estas sociedades de información crediticia.

Como te decía lo menos que te puede pasar es que pretendas comprar un automóvil, solicitar un crédito hipotecario o una tarjeta de crédito y te nieguen esta posibilidad por tener un historial negativo.

Sin embargo existen casos -sobre todo en las compras de inmuebles- en los que te piden entregar un anticipo o enganche y te hacen firmar un contrato de compraventa, dando por hecho que obtendrás el financiamiento para formalizar la operación; pero entonces al revisar tu historial y encontrar un registro negativo terminan por negarte el crédito.

Como resultado lo más probables es que pierdas ese anticipo o enganche que con tanto trabajo reuniste y en algunos casos hasta te cobran una pena convencional por incumplir el contrato definitivo de compraventa.

Por lo anterior es que es sumamente importante que conozcas anticipadamente cómo aparece tu información en tu Reporte de Crédito Especial. Puedes solicitarlo gratuitamente una vez por año en el Buró de Crédito y/o en Círculo de Crédito.

Y como dicen las abuelas, más vale prevenir que lamentar; así que nunca firmes un contrato o te comprometas a un pago sin antes haber consultado tu Reporte de Crédito Especial (Historial de Crédito).

La foto le pertenece a catheroo

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.