Las grandes cosas nunca son fáciles

Haz patrimonio

A menudo, cuando pienso en los objetivos que me he puesto me llego a sentir por un momento frustrado por no tener eso que quiero. Terminar de pagar la casa, viajar fuera del país, no tener nunca más preocupaciones financieras. Luego cuando ya ha pasado la ola de pensamientos, respiro y me tranquiliza saber que estoy en donde me he propuesto estar.

Desde que decidí poner fin a mi historia de problemas con los bancos, las tarjetas y las deudas personales he hecho todo lo que ha estado a mi alcance para tener estabilidad y tranquilidad en mi vida y en la de mi familia. Llegar a este punto no fue fácil y sin embargo aquí estoy en este lugar que un día me pareció tan lejano.

El éxito que todos soñamos alguna vez -todas las cosas que realmente valen la pena tener- no sucede en una noche. Se necesitan años para hacer que la montaña de deudas y preocupaciones desaparezcan. ¡Años!... ¡¡pero sí es posible!!.

Hace unos años, después de las deudas y con cero pesos en mi cuenta de ahorros, soñé con la casa en la que hoy vivimos mi esposa, mis hijos y yo. En ese momento parecía descabellado, no teníamos ahorros, nuestro matrimonio también atravesaba por una crisis (provocada por problemas financieros) y ni siquiera estábamos tan seguros de hacer planes juntos. Aún así comenzamos a crear un fondo, quizá con la esperanza de que ese nuevo proyecto en común nos acercara otra vez y así sucedió.

Conforme pasaba el tiempo ambos comenzamos a aportar dinero a ese fondo, pero sobre todo ideas y sueños de lo que queríamos. El color de las paredes, el número de cuadros en cada una de ellas fueron detalles que imaginamos, planeamos y por los que trabajamos hasta materializarlos años después en lo que hoy tenemos como hogar.

El punto es no desesperar y siempre perseverar. Claro que los sueños son la base de lo que pretendas conseguir, pero el trabajo es lo único que te llevará a alcanzarlos.

Si tú ya tienes un sueño, plan, objetivo o como le quieras llamar, crea un fondo para ello y cada semana haz que ese fondo crezca. Velo crecer y asegúrate de que siempre sea así. Algún día, serás capaz de tener eso que hoy te está quitando el sueño. De momento toma todo este proceso como un viaje y como tal disfruta de cada paisaje que te brinde el recorrido.

Para los que tienen hijos quizá resulte más fácil entender esto que digo, pues con ellos sucede algo similar. Cuando son pequeños sólo pensamos en darles un 'buen futuro' y cada día intentamos enseñarles algo -caminar, hablar, respetar a sus mayores, estudiar, obedecer- y cuando menos nos damos cuenta ya crecieron y están frente a nosotros como un espejo de todo lo que alcanzamos a enseñarles. Sin notarlo y sin pensarlo de ese modo, tuvimos que esperar años para saber si hicimos lo correcto o no con ellos y su educación.

Concéntrate en el camino y sólo recuerda que las grandes cosas en la vida nunca son fáciles. Si sueñas con una gran carrera o una gran vida, no te engañes pensando que va a pasar mañana cuando te despiertes porque no va a ser así y lo único que lograrás es sentirte frustrado.

Dedícate a trabajar por ello, a disfrutar de cada pequeño éxito que consigues. Si deseas un viaje fácil tienes que estar preparado para ser como todos los demás, pero si quieres algo más prepárate para trabajar por ello y esperar los resultados de la cosecha.

Fuente

La foto le pertenece a surlygirl

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.