Adelantar pagos de hipoteca una buena estrategia

Cómo salir de deudas

Siguiendo con el tema de las hipotecas, que abordamos la semana pasada, alguien me preguntó qué tan conveniente es hacer pagos por adelantado. La respuesta es: ¡házlo!

Si tienes un dinerito de sobra lo mejor es abonar a la hipoteca de tu casa. Es la mejor manera de disminuir la deuda, incluso por años.

Lo ideal sería pagar un poco más cada mes y una o dos veces al año -sobre todo cuando ingresos adicionales como la caja de ahorro o el aguinaldo- hacer un abono importante.

Recomiendo que al momento de hacer estas aportaciones extras se hable con el banco para asegurarse de que el dinero va directamente al capital del crédito y no a los intereses, porque entonces no estarás disminuyendo tu deuda.

Por poner un ejemplo, si tú cuentas con un crédito a 20 años y adelantas 12 pagos -del mismo monto o más de lo que pagas mensualmente- podrás reducir entre 3 y 5 años del plazo total.

Hace algunos años la mayoría de las hipotecas cobraban penalizaciones si las personas intentaban adelantar mensualidades. En la actualidad esto casi no sucede, aún así asegúrate de ello leyendo tu contrato o directamente con tu asesor hipotecario.

Si los ingresos de tu familia lo permite lo ideal es pagar una o dos mensualidades adicionales por año; sin embargo tampoco veas esto como una obligación. Finalmente cuando obtuviste tu crédito hipotecario las mensualidades fueron contempladas de acuerdo a tus necesidades y adelantar el pago de la deuda debe ser como un premio por tu ahorro, pero tampoco te agobies.

Fuente

La foto le pertenece a james thompson

Círculo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.