En tarjetas menos es más

Cómo salir de deudas

En recientes días fui 'víctima' de las necesidades de shopping de mi esposa e hijos y después de un amplio recorrido por algunos centros comerciales debo confesar que me resultó alarmante la cantidad de jóvenes que realizan compras con tiendas departamentales y/o crédito.

Los casos más ilustrativos fue el de una jovencita que al llegar a la caja del cine abrió su cartera y a ojo de buen cubero pude contar por lo menos 8 tarjetas diferentes entre bancarias y departamentales; y la gran cantidad de 'promociones y oportunidades de compra' que se pueden encontrar en estos lugares. Compre ahora y pague hasta junio, pagos hasta en 48 plazos fijos, compre 2 y llévese 3 eran de las más populares.

Puede parecer común y hasta gracioso, sin embargo esta realidad de consumo en la que estamos viviendo está generando que muchos consumidores -cada vez más jóvenes- tengan dificultades para cumplir con sus compromisos financieros.

Como lo he mencionado en otras entradas lo ideal es no tener más de tres tarjetas de crédito. Sin importar los ingresos ni la posición social que tengas, los pagos que realices mensualmente por tu deuda total no deben exceder 30% del salario mensual.

Erróneamente muchas personas creen que aprovechar tooodas las ofertas y las mensualidades sin intereses que hay en las tiendas es ser un consumidor inteligente, y no hay nada más equivocado que esto.

¿Alguna vez has comprado algo que no necesitabas sólo porque estaba a meses sin intereses? Pasan los meses, no utilizas lo que compraste y lo sigues pagando. Desafortunadamente este es un mal que genera tener la cartera llena de tarjetas. Qué hacer.

Primero que todo hay que sacar de nuestra cabeza la idea de que tener la cartera llena de tarjetas no es sinónimo de estatus y poder. De hecho es todo lo contrario, pues quien realmente tiene liquidez prefiere pagar de contado y olvidarse de deudas.

Antes de firmar un plástico -sin importar si es bancario o departamental- que te prometa innumerables beneficios, haz un alto para pensar si realmente podrás pagar las deudas que contraerás con estas tarjetas. También asegúrate de llenar tu solicitud con datos verídicos. No mientas en tus ingresos con afán de obtener una mayor línea de crédito, porque en caso de obtenerla los pagos, intereses y por ende las penalizaciones también serán mayores.

En la página de la Condusef puedes consultar las tasas de interés que cobra cada tarjeta, para que no te lleves sorpresas.

Además de optar por tener sólo una tarjeta de crédito bancaria y una departamental, yo sugeriría evitar solicitar plásticos adicionales para sus hijos porque créame que la jovencita del cine no parecía ser del todo consciente de sus gastos. Evítese problemas familiares por dinero.

La base para el buen uso del dinero plástico es programar nuestras necesidades en efectivo. Sólo de esta manera sabremos exactamente lo que sí podemos cubrir de inmediato y cuáles son aquellas necesidades que habrán de ser obtenidas a crédito.

Fuente

La foto le pertenece a Fotero

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.