Cambiar o no cambiar de empleo, eh ahí el dilema

Vive mejor

Ayer por la noche, alguien muy cercano a mí (que pidió no fuera revelada su identidad) compartió conmigo su desesperación por no poder tomar la decisión de renunciar a su trabajo y dedicarse de tiempo completo a algo que realmente le satisfaga.

Debo reconocer que después de escucharlo supe que la situación no es fácil, sobre todo porque se trata de una decisión de vida que afectará directamente a su familia; así que antes de aconsejarlo le pedí hacer una lista de las razones que lo han llevado a este punto de insatisfacción.

Luego de algunos minutos, estos fue lo que escribió:

Quiero pasar más tiempo con mi familia. Todo el tiempo siento como si no estuviera en casa. No tengo tiempo para estar con ellos y cuando lo llego a tener, constantemente es interrumpido por necesidades de mi trabajo. No quiero ser un padre ausente.

No hay oportunidades de crecimiento en mi empleo. Sin importar lo mucho que me esfuerce en mi actual trabajo no hay posibilidades de incrementar mis ingresos o de ascender de puesto.

Los gastos bajo control. Mi esposa trabaja y yo tengo ahorros para emergencias, así que por un tiempo tendremos solventados los gastos familiares.

No me satisface lo que hago. No encuentro sentido a mi trabajo, no ayudo a nadie en nada. Actúo y trabajo en automático sólo esperando a que llegue el fin de semana y la quincena.

No dejo de pensar en renunciar. Sin importar lo bien que me vaya durante el día en el trabajo, al caer la noche no dejo de pensar en la posibilidad de la renuncia.

En respuesta a sus cinco argumentos para querer renunciar, yo le ofrecí una lista de seis elementos -de su propia vida- que deben valorarse antes de abrir las puertas al tipo de cambio que está buscando.

1. Vivir de acuerdo a las posibilidades. Para muchos de nosotros el nivel de vida que mantenemos actualmente es indispensable, por lo que un cambio de profesión o empleo podría significar ciertos sacrificios. La pregunta es ¿realmente estás dispuesto a disminuir tus gastos a cambio de mayor libertad en tu carrera?

2. Maximizar lo que todavía se tiene. Antes de realizar el cambio es necesario liquidar deudas contraídas previamente y comenzar a maximizar los ingresos que todavía se tienen. Así el cambio será gradual y durante el tiempo de búsqueda o en caso de no tener el éxito esperado, no habrán crisis económicas. Lo que se tenga será para pagar gastos fijos como electricidad, teléfono, comida, renta, etc.

3. Llenar el tiempo libre haciendo lo que te gusta. Esta es la mejor manera de darnos ánimo a nosotros mismos. Si estás buscando un cambio por no sentirte satisfecho con lo que actualmente estás haciendo, es necesario hacer actividades que normalmente no realizas.

4. Cultivar la suerte mediante la recopilación de oportunidades. En este punto ya se ha tomado la decisión. Te encuentras desempleado, así que es momento de buscar y enfocar toda tu energía a encontrar eso por lo que decidiste dejar tu anterior empleo. Utiliza todos los contactos que tengas y no tengas miedo de hacer pequeños favores para ellos, con el fin de cultivar una buena reputación.

5. Es momento de reiniciar tu círculo social. Si el círculo social en el que actualmente te desenvuelves no tiene nada que ver con las nuevas orientaciones en tu vida, no tengas miedo de reiniciarlo. Los verdaderos amigos estarán ahí para apoyarte durante el cambio, pero necesitas contactos y esos contactos deben estar relacionados con tu nuevo proyecto de vida. A menudo estos nuevos amigos los encontrarás en el proceso de cultivo de oportunidades.

Y finalmente…

6. Sé un agente libre. El paso final es buscar tu nuevo trabajo con una nueva actitud para no volver a caer en este estado de insatisfacción. La idea es ver al trabajo como un medio para generar ingresos y no como tu vida entera. Del mismo modo, no caer en la trampa de ver al jefe como tu amigo. Sé que a menudo pueden ser muy agradables, pero eso es porque eres bueno haciendo tu trabajo y están agradecidos por ello, pero si tú confundes una relación laboral con la amistad, empezarás a hacer favores en aras de ese sentimiento como quedarte más tiempo, trabajar extra, etc., y volverás al mismo círculo vicioso del que ahora pretendes salir.

Recuerda que tu objetivo es colocarte en el lugar indicado, para hacer lo que te gusta con tu vida. Mantén esa idea en la mente como tu centro y verás que las cosas se acomodan en el lugar correcto

Y tú te has encontrado en esta situación, qué hiciste, cómo lo solucionaste.

Fuente

La foto le pertenece a posh_audrey

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.