Vence la tentación de comprar

Vive mejor

Entrar a una tienda, desear adquirir todo y sentir una sensación de suave mareo cuando tomamos las cosas entre las manos. Comprar cosas, a veces, inútiles. Experimentar excitación de la caja registradora, sentir cosquilleo al utilizar la tarjeta de crédito y sentirte por un instante que eres poderoso son algunos de los síntomas que experimentan los compradores compulsivos. Juzgados por muchos, la verdad es que evadir la tentación de comprar no es cosa fácil. Ofertas, publicidad o el mero gusto de adquirir ciertos productos pueden colapsar nuestras finanzas, sobre todo si no sabemos controlar esa 'vocecita' que nos dice -compra, compra, compra…- y que nos puede o nos ha convertido en compradores compulsivos. En Vive con Crédito te damos algunos tips para controlar este comportamiento.

1. Resistencia. Los gastadores compulsivos son presa fácil de la publicidad y de las ofertas. Frente a esto el mejor remedio es NO salir de compras 'para ver qué encuentro'. Para este tipo de personas ir de compras debe ser una acción previamente analizada y el uso de una lista de necesidades es casi obligatorio.

2. Evita las tarjetas de crédito. Cuando utilizamos las tarjetas de crédito con moderación e inteligencia éstas pueden ser nuestras aliadas para incrementar nuestro patrimonio, de lo contrario son una de las principales causas de dolores de cabeza e inestabilidad emocional. Si tú eres del tipo de persona que procura liquidar el total de sus deudas a tiempo o siempre paga más del mínimo, además de nunca haber tenido problemas con el límite de crédito significa que has sido un tarjetahabiente responsable.

Si, por el contrario, eres del grupo que utiliza las tarjetas como una extensión de sus ingresos y cada mes tiene problemas para saldar sus deudas, quizá sea momento de dar de bajar alguno o algunos de estos plásticos. Empezar por guárdalas en un cajón, para no llevarlas contigo y no sentir la necesidad de utilizarla es un buen primer paso.

3. Terapias para la ansiedad. La compulsión por comprar todo lo que se nos pone en el camino no es algo normal. Se trata de una necesidad patológica de adquirir cosas y es un trastorno que se puede curar. Se sabe que los gastadores compulsivos, por lo general, tienen baja autoestima, ansiedad, tendencias depresivas o bien son personas que buscan constantemente la aceptación social a través de sus compras. El consejo es que busques terapia psicológica, además de alguna actividad que te ayude a equilibrarte como yoga y meditación; así se activarán en tu cuerpo endorfinas que ayudarán a tranquilizar tu cerebro y te permitan pensar con más frialdad a la hora de comprar.

4. Revisa y reutiliza. Varios somos los que no podemos con la tentación de las ofertas 2X1 o ventas de liquidación; terminamos comprando cosas que muchas veces no necesitamos y terminan guardadas en algún rincón. Vacía cajones, estantes y clósets. Saca todo aquello que no hayas utilizado durante meses (si no lo ocupabas y no lo necesitabas, no lo vas a necesitar) y obséquialo a quien sí lo necesite, organiza una venta de garage o definitivamente mándalo a la basura. Hacer esto te servirá para dos cosas: hacerte consiente de las compras inútiles que hiciste en el pasado para no volverlo a hacer y hacerte espacio libre.

5. Lee las etiquetas. Son muchas las personas que no se detienen a leer las etiquetas de los productos que compran, ni siquiera para checar el precio. Detenerse a observar el costo de lo que vamos a comprar puede ayudarnos a decidir si podemos asumir ese gasto, sin que éste interfiera de manera negativa en nuestro presupuesto. También es importante analizar los gastos que podrían derivarse de nuestra compra como es el caso de un auto (gasolina, refacciones, etc) o una mascota (alimento, veterinario, etc); pues éstos muchas veces pueden llegar a ser mayores que lo que pagamos inicialmente. Finalmente te queremos sugerir la filantropía como un remedio para este mal. En términos generales tienen que ver con el amor al género humano y todo a lo que la humanidad respecta, expresado en la ayuda a los demás sin que necesariamente se requiera de un intercambio o interés alguno. Para hacer acciones filantrópicas no necesitas tener dinero, lo único que se requiere es tiempo y deseo de ayudar a los demás con trabajo comunitario o ideas. Este tipo de actividades surgen como una excelente alternativa frente al deseo de gastar dinero, ya que generan una sensación de utilidad y bienestar que reducen el deseo de llenarnos de objetos materiales. Dato: En México existe el Centro Mexicano para la Filantropía, una asociación civil que integra a otras asociaciones, fundaciones y personas que promueven y realizan acciones filantrópicas.

Fuente

La foto le pertenece a imjoshdotcom

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.