Deudas dinero y desamor

Cómo salir de deudas

Si hay algo complicado en esta vida es encontrar a tu media naranja, peor se pone la situación cuando decidimos formar una familia; luego viene la angustia que genera encontrar la forma 'correcta, romántica, adecuada y única' de proponerle matrimonio a la mujer de tus sueños y después… la cancelación de cuentas mancomunadas y los trámites del divorcio.

Nos gusté o no, las historias de amor no siempre tienen finales felices y tenemos que estar

preparados para enfrentar la ruptura del compromiso en términos emocionales, sociales y por supuesto económicos.

Independientemente de los motivos que nos hayan llevado a esta separación es importante prever algunas medidas para proteger nuestra estabilidad financiera y evitar (más) conflictos con la expareja. Además piénsalo, sería peor seguir teniendo un vínculo con alguien solamente por deudas, ¿no crees?

Lo primero que hay qué hacer es deshacerse de las deudas de tarjetas de crédito en común, sobre todo si tú eres el titular de los plásticos. Los emisores de crédito 'no entienden' de divorcios y te seguirán cobrando a ti las deudas contraídas 'conjuntamente' si es que a tu ex se le ocurre seguir ocupando esas tarjetas y no pagar.

Lo recomendable es que al iniciar tu divorcio ambos salden estas deudas o dividan esas deudas y las transfirieran a otras tarjetas que estén a nombre de cada uno de los cónyuges, el objetivo es eximirlo de responsabilidad frente a las deudas de su pareja. También es importante realizar un inventario de los recursos de ambos y asegurarse de cancelar todas las deudas conjuntas durante el trámite de divorcio.

Otra opción para finiquitar estas deudas es utilizar los ahorros que tengan en común o sacar una línea de crédito con garantía hipotecaria de una vivienda de propiedad de ambos; así si tu ex o tú no pagan sus deudas, los acreedores pueden recurrir a esa garantía para recuperar el importe total de la deuda, más los intereses, etc.

Una recomendación es presentar ante el juzgado, que esté llevando el trámite de divorcio, toda la documentación relativa a la separación de tarjetas de crédito conjuntas y las deudas contraídas; de manera que todo quede registrado en las actas.

Casarse es quizá uno de los compromisos más importantes de la vida, pero más importante es el compromiso que debemos tener para con nosotros mismos y nuestra tranquilidad emocional.

Doloroso o no, asegúrate que el proceso no se tenga que postergar más allá del tiempo necesario por deudas (de cualquier tipo) no saldadas.

Fuente

La foto le pertenece a Moran

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.