Vivir sin prejuicios

Vive mejor

Además de usos, costumbres y hábitos (no importa si son buenos o malos), los seres humanos estamos llenos de prejuicios que difícilmente notamos en nosotros mismos, pero fácilmente señalamos en alguien más.

Existen categorías para cada tipo de prejuicio -que dicho sea de paso tienennombres rarísimos-, pero para no estresarnos con términos y definiciones complicadas a continuación enlistamos algunos ejemplos de estos.

Te ha pasado que por el simple hecho de ver la vestimenta de una persona das por hecho que es de X o Y manera. Incluso existen dicho populares como 'el que con lobos se junta a aullar se enseña' o 'lo que mal empieza, mal acaba'. Tenemos la tendencia de juzgar lo que sucede a nuestro alrededor por similitudes del pasado.

Bajo esta lógica utilizamos atajos mentales para resolver problemas que paso a paso serían en extremo complejos, lo que nos puede llevar a cometer errores en la toma de decisiones o juzgando equivocadamente a las personas.

Uno de nuestros prejuicios 'favoritos' es utilizar frases como 'siempre supe que iba a pasar', 'lo sabía' o 'ya lo decía yo'. No damos oportunidad a que sucedan las cosas y al primer sesgo de que las cosas no van bien, auguramos fracaso tal como lo habíamos 'predicho'.

Existe también la tendencia que tienen algunas personas a exagerar el grado en que sus

gustos futuros se parecerán a sus gustos actuales. La incapacidad que tenemos de asumir que en el futuro nuestras necesidades y gustos cambiarán hace que hagamos compras inútiles, por poner un ejemplo. ¿La solución?

Detenernos un momento y reflexionar sobre cómo nos sentimos; así lograremos comprender que las emociones de hoy no tienen porqué ser el estado anímico que prevalecerá en un futuro. En resumen: dedicar unos minutos a la introspección y después tomar decisiones importantes. Un prejuicio muy común -sobre todo en relaciones interpersonales- es que basándonos en experiencias previas hacemos juicios de valor, que no siempre son positivos, a las situaciones que se nos van presentando.

De alguna manera bloqueamos nuestracapacidad de asombro, deseos por descubrir nuevas cosas porque 'ya sabemos lo que va a pasar' Y finalmente la arrogancia que puede ser intencional o no, con la que nos dirigimos a las personas que desconocen algo que nosotros sí sabemos.

Cuando conocemos algo nos resulta muy duro imaginarnos cómo era no conocerlo. Se nos hace difícil compartir nuestro conocimiento con otros porque somos incapaces de recrear el estado mental de nuestra audiencia y esto provoca falta de empatía.

Y tú, qué prejuicios tienes y cómo trabajas en ellos. Comparte tu opinión con nosotros. La foto le pertenece a Hus Khzam

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.