Disminuir el tamaño de los tacones

Vive mejor

En tiempos de crisis las mujeres solemos subirnos en los tacones y preferimos los zapatos altos. Podría parecer broma, pero esta es la conclusión a la que llegó IBM en un reciente estudio que analizó miles de millones de publicaciones en las redes sociales con las herramientas de social analytics de la firma.

Según estos resultados, los zapatos con tacones altísimos son señal de clase, elegancia y fashion; en tanto que los zapatos bajos están asociados con el trabajo, el esfuerzo y un estilo de vida menos cómodo.

La verdad es que esto tiene un poco de sentido para mí. Mientras mi marido vivió y me mantuvo, pocas veces me preocupé por la comodidad de mis zapatos. Siempre tuve un coche a la puerta de mi casa, así que no tenía que preocuparme por los centímetros de mis zapatos. Luego cuando empecé a trabajar, y tuve que vender mi coche, aunque sabía que tenía que comprar zapatos nuevos que fueran funcionales para el trabajo y cómodos para caminar, me resistí a bajarme de los tacones. Era como darme por vencida.

Lo que IBM encontró es sencillo. Los tacones se imponen en épocas de recesión económica, debido a que los consumidores se vuelven más extravagantes en cuestiones de moda como método de escape y fantasía.

Esta es la misma razón por la que la mayoría de las mujeres podemos caer en la tentación de las compras innecesarias.

Así que mujeres, la próxima vez que vayamos de compras intentemos ponernos zapatos bajos y probemos si realmente menos ostentación nos hace gastar menos. ¿Será?

Fuente

La foto le pertenece a Markusram

Círculo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.