Finanzas razonadas y ordenadas

Vive mejor

Yo era la típica persona que solamente abría su cartera y repartía el dinero a diestra y siniestra, ya fuera para pagar deudas o para comprar cosas. Nunca sabía a ciencia cierta cuánto era lo que gastaba y mucho menos en qué lo hacía.

La renta, la comida, los servicios, en sí todos los pagos salían de la misma cartera y el dinero simplemente se esfumaba.

Además de eso tenía vinculados algunos pagos directamente a mi cuenta de banco, entonces ni siquiera me ponía a revisar el estado de cuenta para enterarme cuánto había pagado. Esto lo hacía porque pensaba que era una manera muy práctica de tener cubiertos todos mis gastos, total que por lo mismo no me detenía a ver lo mucho que derrochaba el dinero.

Con el tiempo simplemente le perdí la pista a mis gastos, sólo me daba cuenta que cada vez me alcanzaba para menos

Con un poco de asesoría y ayuda técnica pude hacerme un programa de gastos en la computadora en el que anoto lo que gano y todo lo que gasto, ya no tengo vinculado ningún pago a mi cuenta bancaría y retomé el control.

Claro que se requiere de esfuerzo, pero pasados los años todo se ha reducido a:

1. Limpiar el lío (ordenar estados de cuenta, recibos, etc.)

2. Ser organizada

3. Establecer procedimientos rutinarios y mantener un calendario de acontecimientos financieros. (Cortes de mes, fechas límite de pagos, fechas en que se recibe dinero, fecha para pagar los servicios, etc.)

Ser organizado no es fácil, pero vale la pena intentarlo. ¿A mí me funcionó y a ti?

La foto le pertenece a kalleboo

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.