Microempresario sin riesgos

Haz patrimonio

Desde pequeña siempre me he interesado por la medicina alternativa, aunque la verdad no es mérito propio sino más bien de mis padres que me educaron bajo ese estilo de vida y por lo tanto no es raro que me haya inclinado por estudiar acupuntura.

Este oficio o profesión me ha llenado de grandes experiencias y me ha regalado las dos cosas más importantes en mi vida: mi familia, pues gracias a ella conocí a mi esposo, y el éxito profesional de saberme independiente haciendo lo que me gusta.

Luego de probar en varios lados, decidí poner mi propio negocio y dar consultas a domicilio. El negocio iba bien, pero aún así mi esposo y yo quisimos ir más allá y ofrecer un servicio completo.

Él es químico y luego de años de esfuerzo logró desarrollar una línea de productos naturistas enfocados a la belleza y cuidado del cuerpo. Fue así como extendimos nuestro negocio hacia los spas. Yo proporcionaba mis servicios como acupunturista y él los completaba los tratamientos con cremas y geles.

El problema fue que a mí sí me pagaban inmediatamente mis servicios, porque eran los clientes quienes lo pedían, en cambio las cremas se tenían que quedar a consignación en los spas para que estos las exhibieran y así los clientes se convencieran de querer usarlas.

Al principio fue un poco complicado porque mi esposo es muy desconfiado (cosa que agradezco) y no se animaba a 'arriesgarse' a que no nos pagaran. Poco a poco fue cediendo y nos empezó a ir bien, nuestros clientes sí nos pagaban.

Afortunadamente el negocio comenzó a crecer más, nuestros clientes nos recomendaban y de empezamos a hacer trato con personas que no conocíamos, fue ahí cuando empezaron los problemas. No siempre nos pagaron o nos hacían dar infinidad de vueltas para terminarnos de pagar.

Como dije, a mí me tenían que pagar en cuanto terminaba de trabajar, pero yo quería seguir trabajando con mi marido y eran sus productos lo que nos estaba causando retrasos en los pagos.

Un día platicando con la dueña de uno de los spas le comenté lo que sucedía y ella me sugirió solicitarle a nuestros clientes un Historial de Crédito Certificado. Me dijo que ella se lo pedía a algunos de sus clientes y con eso les daba 'crédito'.

Resulta que este reporte es ideal para pequeños empresarios como mi esposo y yo. Uno se lo debe pedir a sus clientes (pequeños empresarios también) y si ellos están interesados en tener crédito con nosotros pues lo tramitan.

Las cosas han mejorado bastante desde que empezamos a pedir este Historial de Crédito Certificado, sobre todo porque ahora tenemos certeza plena de qué tipo de personas son con las que estamos tratando y además nos hemos quitado del camino a aquellos que de antemano sabemos que no tienen la costumbre de pagar sus deudas.

Para más información visita el sitio: http://www.historialcertificado.com.mx/

La foto le pertenece a o5com

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.