Ser cortés te podría ahorrar dinero

Vive mejor

Mis amigos siempre me suelen preguntar cómo es que casi siempre consigo lo que quiero y un poco más. Mi respuesta es muy simple: soy cortés.

La vida me ha ensañado que una de las mejores formas de obtener buenos precios, garantías extendidas y buen trato es siendo amable. Cuando he tenido problemas con mi auto siempre logro que mi seguro cubra el costo total de los desperfectos y por supuesto eso se debe a la excelente relación que llevo con mi asesor.

Es curioso ver cómo la mayoría de las veces que la gente se queja de un mal servicio, tampoco se toma el tiempo de ser amable con las personas que las atienden.

Piénselo así, si tú eres de los que se exalta inmediatamente cuando no te atienden como tú quieres, tu actitud en lugar de ayudarte podría estar costándote dinero, tiempo y su salud.

Cuando tengas que tratar con los encargados de servicio al cliente de cualquier empresa siempre empieza por exponer tu problema o duda de manera amable. Da todos los detalles del problema que estás experimentando por más tontos y redundantes que parezcan.

Evita decir simplemente: 'No funciona'. En su lugar, explica lo que sucede cuando no funciona, pues así la persona de servicio al cliente (que no está contigo y por tanto no puede ver lo que pasa cuando 'no funciona') podrá entender tu problema.

Siempre guarda recibos y comprobantes. Normalmente cuando tenemos un problema lo primero que hacen los servicios de atención a clientes es solicitarnos datos de los contratos, tickets de compra, garantías, etc.

Tienes que ser paciente. Al recibir soporte técnico en línea, tendrá que pasar cierto tiempo. Ahora que si la persona que te atiende no te satisface del todo también es válido pedir hablar con el gerente, pero esto también hazlo de manera educada.

Vayámonos al extremo y digamos que aún después de haber hablado educadamente con varias personas no has recibido ayuda y es momento de ser un poco más fuerte. Una cosa es que estés molesto y otra muy distinta que tengas que gritar, maldecir e insultar a la persona que te atiende. Actitudes como esas sólo te hace ver como un bufón o un histérico y lo más probable es que ni te ayuden y que tengas que buscar la solución por tu cuenta, lo que se traduce en más dinero.

Fuente

La foto le pertenece a brianteutsch

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.