Hágalo usted mismo o contrate a un profesional

Tu hogar

Cuando compramos una casa, sin importar si es nueva o no, irremediablemente tenemos que hacer trabajos en ella. Ya sea para adecuarla completamente a nuestro gusto (pintura, anaqueles, piso) o para repararla (tuberías, electricidad, impermeabilizante) los trabajos que se realizan son inversiones a largo plazo y por tanto deben ser tomadas con la seriedad que este tipo de gastos representan.

Cada familia es distinta. Existen aquellas que tienen la iniciativa de hacer todo ellos mismos y están aquellas que podrían pagar incluso por la instalación de un foco; en cualquiera de los casos es muy importante que la calidad del trabajo que se hace sea no menos que excelente.

Algunos proyectos de remodelación son completamente factibles que sean realizados por los propietarios, siempre y cuando se tengan las herramientas adecuadas, el conocimiento y los materiales. Sin embargo, creo firmemente que existen muchas otras labores que es mejor dejarlas en manos de los expertos.

¿Cómo saber dónde está la línea?

Fundamentalmente depende de tu experiencia, tiempo disponible, y la voluntad de hacer el esfuerzo y gastar el dinero para hacerlo bien. Que hagas las cosas por ti mismo no significa que debas hacerlas lo más baratas posibles y por ende sacrifiques la calidad del material. Piénsalo que de hacerlo tú mismo lo único que debes ahorrar es en la mano de obra.

Ahora bien, pura determinación no siempre es suficiente y si no tienes el conocimiento suficiente para cambiar la tubería rota del baño, en lugar de solucionar el problema podrías hacerlo más grande y si tienes pensado vender tu casa en algún momento, un trabajo mal hecho podría dañar el valor de reventa.

Insisto, a menos de que realmente tengas conocimientos sobre la materia en específico, estas son algunas de las reparaciones que considero requieren de un profesional para garantizar la calidad y tu inversión:

Electricidad: Todo el cableado dentro de las paredes, techos o la caja de control debe ser manejado por un electricista.

Plomería: Evita experimentar con trabajos de tuberías dentro de las paredes, lo único que podrías lograr si fallas es debilitar las estructuras de tu casa, además de un hoyo horrible en la pared.

Instalación de pisos: Dejar un piso completamente liso, sin importar el material que desees utilizar requiere de un profesional. Si lo quieres intentar práctica en zonas que no sean tan visibles, si te equivocas pocas personas lo notarán.

Cada que necesites una reparación evalúa las tareas que sí puedas realizar y paga por las que no. La mezcla de la iniciativa propia y contratación de profesionales es la mejor alternativa para sacar el máximo provecho de tu inversión.

Ahora que si eres demasiado obstinado como para solicitar ayuda profesional por lo menos asegúrate de pedir consejo a los expertos. En algunas tiendas de materiales brindan asesoría gratis al momento de realizar la compra de tu material.

En internet puedes encontrar tutoriales de prácticamente todo lo que desees hacer y si puedes practica antes de hacer el trabajo. Tomar entre tus manos el proyecto de remodelación es económicamente viable y puede ser enormemente gratificante, siempre y cuando se obtengan los resultados deseados.

Asegúrate de que tu proyecto será un éxito y no un desastre; porque de lo contrario las reparaciones podrían costar más a largo plazo.

Fuente

La foto le pertenece a Public Domain Photos

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.