Sácale provecho a tu microondas

Tu hogar

Con las múltiples ocupaciones que la mayoría de nosotros lleva a cuestas, la combinación \"mucha hambre y poco tiempo\" es muy común, por lo que electrodomésticos como el horno de microondas terminan por convertirse en nuestros mejores amigos; sin embargo son pocos quienes realmente le sacan el máximo provecho, más allá de calentar agua para café y descongelar carne.

En el horno podemos cocinar y no sólo recalentar comida ya hecha. Alimentos con poco contenido de agua, como la carne, son los ideales para hacer esto pues además de cocinarse en su propio jugo y reducir la pérdida vitamínica del alimento, se cocina más rápido que en una estufa normal.

Esta forma de cocinar supone un ahorro de hasta un 70% frente al horno convencional, esto es porque las microondas penetran uno o dos centímetros de profundidad, lo que hace que la velocidad de calentamiento sea cuatro veces superior a la de los hornos convencionales.

Otra de las ventajas es que podemos cocinar en el mismo recipiente en el que luego comeremos; ahorrando gas, jabón y agua por aquellos trastes que no tendremos que lavar.

Sea cual sea el modelo de horno que tengas o que pienses adquirir, leer las instrucciones para su correcta utilización, evitar encenderlo sin nada en su interior, así como una limpieza constante y adecuada de este electrodoméstico le dará varios años de vida para que le saques el mayor provecho.

Ahora que si te encuentras en el proceso de decidir qué modelo te conviene más, es importante que contemples que actualmente podemos encontrar microondas en una gran variedad de tamaños y características de diseño diferentes, pero básicamente existen dos clases: los habituales y que colocamos sobre la barra de la cocina, y aquellos que están diseñados para ser integrados o empotrados a la cocina.

Las diferencias entre uno y otro van desde el precio, instalaciones eléctricas, modo de calentamiento, funciones especiales como temporizadores, seguros para niños, y tiempo de cocción. Puedes consultar en un comparativo realizado por Profeco para orientar a los consumidores en su decisión de compra.

Muchos todavía le temen a los microondas porque alguna vez han escuchado que la comida que se cocina así puede hacer daño o que puede hacer que las cosas exploten frente a nuestras narices; así que la Profeco en su Revista del Consumidor TV se dio a la tarea de desmentir algunos de estos mitos en un vídeo que te compartimos para que lo evalúes.

Tip:

La manera más rápida y fácil de limpiar tu horno de microondas es calentar una mezcla de agua con un poco de bicarbonato de sodio, vinagre o limón, hasta que se evaporé la mitad del agua. Espera unos minutos hasta que el líquido se enfríe y el vapor penetre en los rincones del horno, posteriormente limpia toda la suciedad que se haya aflojado en el interior con un trapo húmedo. Frota hasta que no queden restos de mugre y de la mezcla utilizada.

La foto le pretenece a mezdoce

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.