Compra felicidad

Vive mejor

¿Puede el dinero comprar la felicidad? Siempre hemos pensado que no. Pero Erik de Hábitos Vitales piensa diferente y hace una propuesta que suena atractiva:

'Enfoca el gasto de tu dinero de manera que mejore tu felicidad y reduce tus niveles de estrés'

Excepto los sabios, para el resto de la gente siempre ganamos menos de lo que deseamos. Incluso algunos de los hombres más ricos del mundo siguen en sus negocios porque desean ganar más de lo que tienen. Bajo esa óptica nunca seremos felices, pues nunca tendremos lo que deseamos.

Pero si gastamos en cosas que nos hagan realmente felices, puede ser una opción siempre y cuando estos gastos no aumenten nuestro estrés. ¿Cuántas veces hemos hecho esto? Compramos algo que realmente nos gusta y disfrutamos mucho cuando lo tenemos, pero si este gasto afecta nuestro presupuesto, entonces aumentará nuestro nivel de estrés. En la vida cotidiana hay muchos ejemplos que nos muestran que intentamos ser felices al comprar algo, pero lo único que hacemos es aumentar nuestro estrés: irnos al momento de recibir nuestra quincena a un restaurante caro, aunque no nos alcance para pagar la renta. Comprar un auto a crédito sin estar muy seguros si nos alcanzara nuestro sueldo para todo lo que necesitamos pagar cada mes. Comprar el celular novedoso, con un plan que afectará nuestros ingresos, sin considerar además que pagaremos a crédito el equipo.

La búsqueda por encontrar esas cosas que al comprarlas nos harán felices sin generarnos estrés es un acto de autoconocimiento que sin duda nos hará crecer.

La foto le pertenece a i-elanor

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.