Mi casa es tu... mmh no, es mi casa y me costó una vida

Haz patrimonio

No se necesita ser un analista muy reconocido para determinar que el principal problema que enfrenta la gente en México para poder adquirir una casa propia es el bajo nivel de ingresos que en general se percibe en México.

Es por esto que muchas familias buscan reunir los ingresos de todos los miembros para poder alcanzar capacidad de pago necesaria para adquirir una hipoteca. Sin embargo esto se dificulta porque muchas personas se preocupan por este tema cuando se busca adquirir la casa o departamento y no con anticipación, para darse tiempo de buscar la mejor opción de crédito, lograr el mejor nivel de ingresos y contar con una suma importante de dinero que vaya como pago en efectivo de la operación.

De hecho ya se ha mencionado que el nivel de ahorro en México es muy bajo, una costumbre que afecta los planes de adquisición de casa de las familias, pues la forma ideal para empezar la compra de una casa es empezando con el ahorro.

Muchos amigos que tengo tienen la convicción de que pagar renta es una forma de tirar el dinero. Entonces buscan -hasta que encuentran- la forma de tener una hipoteca cuyo pago los sube a una turbulencia de estrés porque tiene modalidades de pago mensuales y anuales de modo que siempre están preocupados por el pago, sin embargo dicen preferir estar pagando su casa, que tirar su dinero rentando.

En realidad si se sentaran a analizar sus pagos, sus intereses y lo que tiene que hacer para pagar su hipoteca, se darían cuenta que el compromiso que se han echado no sólo es para muy largo plazo, si no que además está deteriorando fuertemente su calidad de vida.

La compra de una casa empieza con el ahorro del presupuesto familiar. Cuidar el gasto para poder reunir una cantidad mensual que debe abonarse a una cuenta de ahorros necesario para comprar una casa. Como en cualquier tipo de crédito, la mejor forma para evaluar la conveniencia y posibilidad de pago no es analizando si se puede pagar la mensualidad, como lo hace la mayoría de la gente, sino haciendo la suma de la compra y de los intereses que se pagarán, para después buscar la mejor fórmula que podamos encontrar para aumentar nuestro nivel de ingresos y liquidar el crédito lo más pronto posible.

Tengo un amigo empresario que tiene un método extraño para evaluar si puede pagar un crédito.

-"Cuando firmo un crédito -explica- es porque ya tengo el dinero para pagarlo"

-"Entonces ¿para qué lo solicitas? Si ya tienes el dinero" -le pregunte-.

-"Por qué esto me da mayor libertad financiera, siempre tengo efectivo para disponer de emergencias, incluso la de pagar la mensualidad del crédito. Si me lo gastara me quedaría sin dinero y no podría hacer otros negocios"

La propuesta quizás sea extrema, pero la compra de una casa también es una compra extrema, antes de pedir los requisitos para adquirir una hipoteca. Recuerda que se acercan tiempos difíciles para la economía, lo que en realidad significan también oportunidades de compra a mejores precios, pero para ello hay que estar preparado.

La foto le pertenece a Foxtongue

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.