La locura de pedirle un reporte de crédito a tu pareja.

Vive mejor

Hace unos meses Marina recibió un anillo de compromiso muy costoso y llamativo. Su corazón se derritió y no dudó en contestar "Sí" y rompió en llanto. Ella pensó que después de tantos intentos había encontrado al fin a su pareja ideal".

Hoy también llora sin parar, pero por una razón diferente: se ha metido en un enorme embrollo económico que la tiene al borde de un colapso nervioso. Ha descubierto que su esposo está en quiebra, que sus tarjetas de crédito están al tope, que podría perder su casa y su auto y que esto les podría significar un cambio drástico en su calidad de vida.

-"¿Cómo llegué a esto?" se preguntó Marina y recordó como se había impresionado con las cualidades de Raúl que no había visto en otros: atento, generoso, cuidadoso en sus palabras y trato. Era un hombre que parecía solvente, con empleo, sin compromisos de pensiones o divorcios y sobre todo muy enamorado de ella. Jamás pensó que tras esa máscara se ocultaba un niño irresponsable que esperaba que su esposa le resolviera sus problemas.

La boda fue apresurada, como el noviazgo. A los tres meses de conocerse ya se habían casado y vivían juntos en la casa de él. Le brindó espacio y atenciones que a diario le sorprendían. Su luna de miel duró meses hasta que empezaron a llegar los estados de cuenta de diferentes deudas. Pronto descubrió que Raúl no sólo no había pagado sus tarjetas de crédito (que tenía con saldos que llegaban a los límites de crédito) y la hipoteca de su casa, si no que además tenía meses de no tener empleo y que sólo aparentaba salir a trabajar.

En la primer noticia del problema, sintió mucha comprensión por su nuevo esposo, quien le explicó lo habían despedido pero aún no le daban la liquidación, por lo que le pedía apoyo para hacer un pago de la tarjeta de crédito. La cantidad aunque le pareció alta le motivo a preguntarle "¿Estás pagando todo el consumo del mes? Ahora que no tendrás trabajo debemos evitar pagar intereses".

Su respuesta evasiva le despertó la curiosidad pero lo olvidó. Días después recordó que no había anotado la cantidad que le prestó a su esposo en su chequera, así que buscó entre los papeles de Raúl y la sorpresa fue impresionante: la cantidad que había abonado apenas cubría el pago mínimo de una tarjeta, pero en su cajón descubrió que había tres tarjetas con un saldo que sumaba casi medio millón de pesos en adeudos. De pronto decidió que no estaba de más revisar el resto de sus papeles, le pareció una falta de respeto, pero su angustia le ordenaba que lo hiciera. Así se encontró que tenía varios retrasos en el pago de su hipoteca y que este desorden en el pago le estaba costando un dineral en intereses moratorios. El pago del auto nuevo también tenía retrasos y ya amenazaban con recogerlo.

Cuando Raúl llegó a casa, le abordó con miles de preguntas. El esposo no tuvo mas remedio que confesar, de este modo se enteró que el mundo que le había presentado estaba construido con mentiras e historias distorsionadas. Que en realidad no tenía empleo desde varios meses antes de conocerla, que había pagado todas sus citas y regalos con tarjetas de crédito, las cuales liquidaba mes a mes con pagos mínimos, a veces sacando dinero de una para pagar otra y que si no pagaba pronto lo que debía de la hipoteca podría perder la casa y el auto nuevo.

¿Las razones? Ninguna. Raúl ha sido así toda su vida. Se había casado antes, pero su primera esposa encontró la forma de huir para no seguir financiando su vida desordenada. Raúl necesitaba de una mujer que le tratara como niño amado pero travieso y que le resolviera sus vida, además de que le preparara una cena caliente.

Por la mente de Marina pasó la idea de huir también, pero tardó unos minutos en darse cuenta que no iba a ser fácil: recordó que Raúl le había pedido que se casaran por bienes mancomunados y que eso la podía hacer responsable de todos estos adeudos.

¿Conoces la situación financiera de tu pareja? Esta lección, que es real, sólo con nombres falsos, te muestra que no es una locura pedirle un reporte de crédito a quien te dice que te ama con todo lo que tiene, incluyendo sus deudas.

La foto le pertenece a o5com

Círculo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.