Siete consejos para resolver tus problemas con la tarjeta de crédito

Cómo salir de deudas

"No sé que hago con mis gastos, las tarjetas de crédito las tengo al tope de su límite y no sé cómo salir de deudas, sólo estoy pagando el mínimo y apenas puedo con eso."

Este tipo de comentarios es más común de escuchar de lo que te imaginas, pues más de la mitad de los usuarios de tarjetas de crédito no pagan el saldo total mensual de sus estados de cuenta.

El riesgo de tener un problema importante con el adeudo en tarjetas de crédito es muy serio, por lo que si tú o alguien que conoces está en esta situación, aquí te doy algunos consejos que expertos han encontrado para ayudarte a salir de estas deudas. Conforme avances en la lectura descubrirás que las soluciones son dolorosas, pero como cualquier medicina, hay que tragarlas si quiere uno sanar financieramente:

1. Detén totalmente los cargos a tu tarjeta. Es imposible planear si no tienes claro cuánto debes. Hacer esto implica un cambio radical en tus costumbres de compra, pero es la mejor forma posible para empezar a planear. Desafortunadamente esto es lo que la gente generalmente no hace por convicción, lo que provoca que el problema vaya creciendo cada día.

2. Transfiere tus saldos a una tarjeta de crédito de bajo interés. Cuanto menor sea la tasa de interés promedio sobre tu deuda, menor será el daño a tu bolsillo en cada pago que hagas. Visita todos los bancos que puedas, en ocasiones algunas des estas instituciones ofrecen servicios de este estilo para ayudar a tarjeta habientes en problemas.

3. Paga las deudas de la menor a la mayor. Haz pagos mínimos en todas pero trata de liquidar lo más pronto posible los más pequeños, y abona todo lo que puedas en la más pequeña. La ganancia psicológica de anotarte una o dos victorias rápidas al llevar los saldos a cero de alguno de tus adeudos vale la pena, aunque esto signifique una diferencia de tasas de interés. Este es un método conocido como "bola de nieve de pagos de deuda" dado a conocer por Dave Ramsey . Sin embargo, muchos analistas no están totalmente de acuerdo con el autor, porque este método no tiene sentido desde el punto de vista aritmético. Pero muchas cosas que hacemos tienen más dosis emocional que irracional, así que también tenemos que hacer un esfuerzo para encontrar formas de motivación para salir de este problema.

4. No esperes al día de vencimiento de tu tarjeta. Mejor divide los pagos mínimos por la mitad y paga esa cantidad dos veces al mes, adelantando una quincena. Los intereses se calcularán en base al balance promedio diario de su cuenta durante todo el mes. Al hacer un pago cada par de semanas estás reduciendo el saldo promedio y por lo tanto la reduces también los cargos por financiamiento. Como beneficio adicional, dividiendo tus pagos en dos te ayuda a suavizar el presupuesto mensual.

4. Haz micropagos en el momento que recibas dinero extra. Esos pequeños montos que obtuviste vendiendo las cosas que ya no usas, o pagos por horas extras. La tentación de compensarnos con un gusto es grande, pero si has podido vivir sin ese dinero extra, bien puedes prescindir de él por una causa muy justa: tu patrimonio propio. Es posible que no te parezca mucho dinero, pero cualquier cantidad, por pequeña que sea se suma. Recuerda que si tienes el dinero en efectivo o lo depositas en tu cuenta corriente, es muy probable que lo gastes fácilmente.

5. Busca trabajo a tiempo parcial. A veces ésta es la única opción para generar flujo de dinero por arriba de tus ingresos mensuales normales. Este es un recurso difícil sobre todo para las familias, pues provoca que los padres estén más tiempo fuera de casa, sin embargo es una forma muy clara que te permitirá salir de deudas.

6. Cancela tus cuentas nuevas, esa medida afecta menos a tu historial de crédito y mantiene la experiencia de tu crédito. Desde el punto de vista financiero es mejor mantener las cuentas abiertas y en uso pues eso cuenta para tu historial, pero si tu experiencia personal te indica que pierdes el control, conserva sólo una, la más antigua.

7. Un último recurso es el buscar la reestructuración de tu deuda con la institución bancaria en donde se tiene el aduedo más grande. Esto debe hacerse cuando ya no exista otra opción y sin dejar de seguir las recomendaciones anteriores. Una reestructuración lleva una mala nota al historial de crédito y tardará mucho tiempo en borrarse, por lo que es una medida a la que se debe recurrir una sola vez, cuando se tenga muy bien planeado que no se fallará otra vez en ese nuevo acuerdo.

Estos consejos han sido elaborados por expertos que llevan años de resolver este tipo de situaciones, así que analízalos y trata de seguirlos de la manera más inteligente posible que te permita resolver tu problema El error más frecuente en el que cae mucha gente es huir del problema simplemente. Esto no soluciona nada y afectará no sólo a quien lo hace, si no a quien les rodean. Hay que evitarlo.

La foto le pertenece a daveparker

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.