Historias de amor y dinero

Haz patrimonio

¿Recuerdas al viejo empresario que decía dormir con su secretaría? Como escribí antes, ese día conocí a un hombre sabio del que le aprendí mucho en una intensa conversación con la que le orillé a contar su vida, una historia personal de éxito, pienso yo.

"Lo primero que aprendí cuando me casé -me dijo- es que el amor en el matrimonio tiene una fuere dosis de economia. Es difícil de reconocer, pero las historias de amor sin dinero sólo llegan al beso romántico, después las parejas terminan con serios problemas.

-No me digas que necesitas ser rico para tener un feliz matrimonio -protesté-. Eso suena muy materialista

-No, no necesitas ser rico. Lo que necesitas para ser feliz con tu pareja es entender que el dinero es una representación simbólica del trabajo. Si no eres heredero, el dinero es una representación de tu esfuerzo y el de tu pareja Si no trabajas para el bienestar de tu familia, si eres desidioso o apático para obtener frutos de tu esfuerzo, entonces no estás construyendo un matrimonio. Esto lo puedes ver en las aves, por ejemplo, ellas no manejan dinero, pero en muchas especies macho y hembra se esfuerzan por construir un nido, por decirlo así están creando su patrimonio en el cual crecerán los hijos.

-Pero es diferente -repliqué- el hombre no construye su nido, a veces quiere trabajar pero no hay empleos, los ingresos que obtiene no son suficientes, la edad y los estudios son impedimentos para lograr lo que buscas, la vida del ser humano es mucho mas compleja que la de las aves.

-Todos son barreras mentales. En realidad no hay mucha diferencia. Es cierto lo que mencionas, pero el valor más preciado del hombre es su capacidad de elección, si realmente piensas que amas a tu pareja, entonces tendrás que encontrar soluciones, no pretextos. El trabajo y el patrimonio son consecuencia del amor, al igual que los hijos. Tampoco es fácil para las aves lograr la caza necesaria para mantenerse a sí mismos y a la pareja que espera en el nido confiando que recibirá alimento.

Sus palabras me hicieron mirar hacia donde estaba mi esposa, conversando con otros amigos. Sintió me mirada y me sonrió, lo me hizo sentir culpable. Ella cargaba con toda la responsabilidad de hacerme trabajar, controlar mis impulsos para gastar, administrar la casa y educar a los niños, aún así sonreía y me miraba con amor. Me di cuenta en ese momento lo poco que cooperaba en el matrimonio.

La foto le pertenece a MJTR

Círculo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.