Evita que tu cerebro haga trampas con la tarjeta de crédito.

Vive mejor

¿Alguna vez pensaste que tú podrías ser tu propio enemigo? Pues aunque no lo creas, científicos han demostrado que el cerebro decide antes de que te des cuenta que ya has tomado una decisión.

Y todas estas decisiones están basadas en experiencia anteriores de modo que esto hace muy difícil descubrir lo que nos está impulsando a tomar una decisión, Esto hace necesario repasarla con un esfuerzo adicional para evitar consumos que después se conviertan en un gran problema para pagarlos.

Para ello te sugerimos recurrir a la planeación de las compras. Inicialmente debemos dar un valor a las necesidades que tengamos, y anotarlas; después hacer un cálculo del total a pagar por su satisfacción, o sea el monto de la compra; después es conveniente retirar del banco el dinero necesario que gastaríamos con nuestra tarjeta de crédito.

Quizá te preguntes ¿cual es la razón de retirar efectivo del banco, teniendo la tarjeta? Ahí está precisamente la clave: está demostrado que al firmar el comprobante de cargo por las compras no tenemos conciencia plena del alcance de nuestro acto y sus consecuencias. Caso contrario cuando manejamos efectivo racionalizamos y nos percatamos de lo que estamos haciendo, pues nos tenemos que limitar a comprar hasta por la cantidad que llevamos.

Cuando sugerimos retirar efectivo antes de ir de compras, en ningún momento recomendamos que lo hagas de manera habitual y exagerada, no. Es sólo un ejercicio para descubrir las trampas de tu cerebro y evitar el error de hacer compras compulsivas de las que tanto y tarde nos arrepentimos.

La foto le pertenece a Lapolab

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.