Sentimientos y dinero

Cómo salir de deudas

Estamos a unas horas de celebrar la Navidad. Es posible que, como tantos otros, perdiste el control y ahora estás más endeudado de lo que esperabas. Sí es así ya no puedes hacer mucho más que reflexionar de un modo diferente respecto a lo que ocurrió.

El tiempo es propicio. La tradición por milenios en la humanidad ha sido la de detenernos en estos días para pensar en lo que hacemos y reconsiderar lo que realmente apreciamos. Aunque ahora sería saludable intentarlo con una óptica diferente y no simplemente con buenos deseos y muchos chocolates.

Si eres de los que pierden el control sobre tus gastos y no puedes sostenerte en tus decisiones, no te servirá de nada preparar tu lista de buenas intenciones para el año entrante. Lo que puedes hacer ahora es revisar tus sentimientos.

Nos guste o no, en todas nuestras decisiones, incluso en las más racionales, influyen nuestras emociones. Así que la inteligencia -así sea la de un genio- no importa mucho en nuestras decisiones cuando nuestros sentimientos estánlastimados.

Si descubres que estás gastando de más porque estás compensando una carencia afectiva o que te estás sobregirando en tus tarjetas porque no has podido reconocer ante los demás o ante ti mismo que no estás ganando lo suficiente para satisfacer lo que tus seres queridos desean, habrás dado un paso fundamental en tu vida económica.

El momento es oportuno para pensar en esto.

La foto le pertenece a

Tostie14

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.