Cómo tomar riesgos sin perder el control

Haz patrimonio

Terminar una carrera, formalizar o terminar una relación, comprar una casa, formar una familia y cambiar de empleo son algunas de las decisiones más importantes que todos hemos tomado alguna vez en nuestras vidas. Buenas o malas cada decisión y proyecto nuevo ha formado nuestro carácter y son la historia de lo hoy somos.

A veces con miedo y otras con mucha emoción, el proceso de iniciar un nuevo proyecto sin importar cuál sea no es fácil, se requiere de decisión, perseverancia y mucho trabajo.

Esto lo comparto contigo porque últimamente he conocido a muchas personas capaces, inteligentes y con deseos de emprender un negocio que se están deteniendo por miedo.

Este sentimiento no es malo siempre y cuando aprendamos a enfocarlo y manejarlo en nuestro beneficio; así que si tú estás justo en la línea de decisión te invito a respirar profundo, tomarte cinco minutos para leer los consejos que a continuación voy a enlistar y después tomar una decisión.

Primero que todo ubiquemos nuestros temores por los cuáles no nos hemos decidido a emprender.

¿A qué le tengo miedo?... a perder mi dinero, que mi negocio no funcione, que fracase muy pronto, invertir en el negocio equivocado, no ser un buen empresario y guía… ¡a todas las anteriores!.

¿Ya ubicaste tu temor?....Ok. Ahora te tengo noticias. Lo que te está pasando es normal y es bueno, porque significa que realmente estás decidido a ser un emprendedor y por eso mismo te preocupa lo qué va a suceder.

Ahora acepta el riesgo. Todo negocio, todo proyecto conlleva un riesgo. Pero la clave es que para tener éxito los grandes hombres de negocio saben que todo riesgo debe ser calculado, no se trata de lanzarse al vacío para ver si funciona. Si no de estudiar bien la inversión, saber los riesgos y tener rutas de escape o de solución ante cada riesgo. Lo que Vive con Crédito te propone aceptar este riesgo como parte de la \"emoción\" de emprender.

El miedo a perder tu dinero tiene remedio planificando tu inversión. Entre mejor sepas en qué vas a gastar cada peso de tu inversión, es menor el riesgo que tendrás a invertirlo mal. Tómate el tiempo para planificar adecuadamente y con detalle. Desarrolla un plan de negocios que incluya tu presupuesto y una proyección de ventas, de esta manera podrás visualizar con mayor claridad tus posibilidades de éxito y reforzar los posibles puntos débiles para reducir el riesgo.

De las mejores estrategias que existen para perder el miedo a lo que sea, es conocer a lo que te vas a enfrentar. En el caso de los negocios se trata de hacer una investigación de mercado, previa a tu inversión. Tienes que saber cuál es tu competencia, quiénes son sus clientes, sus horarios, servicios, precios y hasta la cantidad de empleados que tienen. Es necesario que compares lo que están ofreciendo ellos, contra lo que pretendes y puedes realmente ofrecer tú.

Afuera los pensamientos negativos. Los temores no desaparecerán de la noche a la mañana, requieres de trabajo constante y de alimentar tu mente con pensamientos de éxito. Una manera efectiva de alimentar los pensamientos positivos es leer libros de empresarios exitosos, conocer más sobre tu negocio, asistir a seminarios para emprendedores y sobre todo alejarte de gente con pensamientos negativos que aún sin ser empresarios intentarán que desistas de tu propósito.

El éxito no es para todos y dependerá de ti que tu negocio sea próspero. El primer paso es decidirte, el segundo enfrentar el miedo y el tercero es trabajar para lograr tus objetivos.

Fuente

La foto le pertenece a PedroKirilos

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.