Ejercitar tu mente, la mejor forma de ser contratado

Vive mejor

¿Alguna vez te has quedado sin trabajo o has pretendido cambiarte del que actualmente tienes?... Sí es así seguramente te has tenido que enfrentar a una larga lista de requisitos que las empresas piden para ocupar sus vacantes; y si no has tenido que hacer esto te invito a navegar por la página de alguna bolsa de trabajo y verás de lo que estamos hablando.

Revisando las listas de requisitos, además de contar con estudios específicos (licenciatura, maestría, etc.), encontraremos que los reclutadores buscan actitudes y aptitudes en los postulantes que pueden no tener nada que ver con nuestro nivel de estudios.

Lo anterior se debe a que en la actualidad los conocimientos con los que cuenta un individuo ya no se basan solamente en su formación académica. Tenemos a la mano libros, DVDs, revistas, pero sobre todo el uso de Internet; herramientas que han marcado la diferencia entre la cultura que puede tener un joven hoy, a la que tenía alguien con la misma edad en los años 60s.

Ahora bien, si la vacante ofertada por una empresa para una posición en especial es buscada por un sinnúmero de personas con los mismos estudios, qué es lo que marca la diferencia entre una persona y otra, o dicho en otras palabras qué es lo que debemos hacer para diferenciarnos de los demás y obtener ese trabajo que estamos buscando.

Lo que marca la diferencia en nuestros días, como profesionales, es nuestra capacidad de adaptación y las respuestas que demos a los problemas. Lo que nos hace empleables es nuestra capacidad de innovarnos y renovarnos nosotros mismos, es decir la forma en la que podemos hacer trabajar nuestro cerebro.

Es importante que no permitamos que nuestro cerebro se entuma, pues ya lo dicen los estudios en el ámbito de la Neurociencia, éste es como un músculo al que si se le hace trabajar, crece y se fortalece y si no, se reduce, se anquilosa y se atrofia.

En Vive con Crédito siempre hemos compartido contigo la idea de que el primer paso para emprender un proyecto es estar preparar el terreno para hacerlo, y en este caso te proponemos algunos ejercicios para ejercitar tu cerebro, mejorar tu actitud y asegurarte de que ese empleo que estás buscando sea tuyo.

Sal de tus esquemas habituales. Existe un ejercicio para lograr esto. Cada vez que tengas que resolver un problema, buscar una solución o plantear alternativas, oblígate a dar un número determinado de ideas. Al obligarte a tener, por poner un ejemplo, 20 alternativas para solucionar un problema, incluyendo soluciones que tú jamás llevarías a cabo, te estás obligando a salir de tus esquemas habituales y buscar caminos alternativos.

Pregunta. Cada que tú haces una pregunta obtienes conocimiento de la respuesta. No tengas pena de decir -no sé- y deja que tu cerebro descanse al obtener la información que buscaba. Todos solemos forzar nuestro cerebro al máximo cuando tratamos de recordar algún dato que estábamos seguros de poseer, nosotros te recomendamos no hacer esto y mejor preguntar a alguien que posiblemente tenga la respuesta. Créeme que esta es la manera más común de hacer que nuestro cerebro se canse y bien lo podríamos evitar.

Aprendizaje permanente. Alimenta tu cerebro con nuevas ideas e información constantemente. No te permitas el estancamiento mental y la mejor manera de lograr esto es con la lectura.

Hábitos de vida saludables. Nuestro cerebro consume el 20% del oxígeno que respiramos, el 20% de la sangre que bombea el corazón y entre el 20 y el 30% de la energía que utiliza todo el organismo. De aquí la importancia de alimentarlo y ejercitarlo de forma apropiada. 1. Duerme entre 6 y 8 horas diarias, con tu cerebro descansado procesa mejor la información y favorece la retención de datos. 2. Realizar algún tipo de ejercicio físico te permite una mejor oxigenación, además de liberar la adrenalina que vamos acumulando en nuestra ajetreada vida. 3. Practicar técnicas de relajación y/o meditación también ayudan a eliminar las preocupaciones de nuestro cerebro, porque recuerda que un cerebro angustiado no es capaz de generar nuevas ideas. 4. Respira adecuadamente, es decir con la espalda recta y la cabeza levantada, para oxigenar bien tu cerebro. 5. Y finalmente toma mucha agua, tu cerebro también necesita estar hidratado para lograr concentrarse.

Es importante esforzarnos por buscar nuestra capacidad de ser contratados de por vida, porque da igual dónde y cómo, pero si somos empleables tendremos oportunidades profesionales a nuestro alcance.

La foto le pertenece a Celso Flores

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.