Ahorrar no es sinónimo de sufrimiento, aprende a llevar una vida frugal

Vive mejor

Hace unos días platicando con compañeros de trabajo alguno de ellos comenzó a hablar de una "nueva forma" de ahorrar basada en la optimización de los recursos personales y que beneficia al medio ambiente.

Escuchándolo con atención me dí cuenta de que él estaba hablando de frugalidad; un término utilizado para definir un estilo de vida que, en palabras sencillas, significa tener una actitud orientada a reducir o eliminar el desperdicio de recursos.

Recuerdas que en post anteriores hablamos de limpiar el clóset, de reutilizar cosas, pagar deudas y algunos otros consejos para vivir en paz; pues estas acciones además de utilizar focos ahorradores de energía, comprar ropa en descuentos, hacer composta y reciclar, en general, son hábitos comunes de llevar una vida frugal.

Hay quién piensa que este estilo de vida no funciona, ni beneficia realmente al planeta, argumentando que si nosotros no consumimos lo que el mercado pone a la venta, siempre habrá alguien que sí lo haga. En contraparte están quiénes consideran que realmente la frugalidad podrá detener la devastación del planeta. Y finalmente están quienes sólo adoptan algunos hábitos de este estilo de vida para ahorrar dinero, más que en beneficio del ambiente, pero que finalmente se preocupan y ocupan en ahorrar.

Como todo en esta vida, creo yo, siempre hay que encontrar el punto medio y cierto grado de frugalidad no le cae mal a nadie. Cada quién conoce sus necesidades y en base a ellas se deben de establecer límites. Las motivaciones finalmente son personales y si esta estrategia de ahorro además de beneficiar al planeta, es buena con tu cartera., qué estamos esperando, pongamos algunos de estos consejos en práctica.

Antes de comprar, busca a tu alrededor. Antes de comprar cualquier cosa que necesites, primero voltea a tu alrededor. Busca en esas cajas que tienes guardadas en lo alto de tu clóset, puedes mandar un correo o publicar en las redes sociales lo que estás buscando, quizá alguno de tus conocidos tengan arrumbado ese disfraz de Halloween que estás a punto de comprar.

Vestuario y decoración minimalista. Este es uno de los consejos que quizá no les guste a todos, pero nunca está demás. Si tu guardarropa y decoración de tu casa están basados en colores básicos, clásicos y que por tanto no pasarán de moda, no necesitarás estar comprando ropa, zapatos y cortinas diferentes cada temporada. Esto te permite ahorrar y evitarte el estrés de estar combinando.

Frena tus impulsos. Este es un tema que sí hemos abordado recurrentemente en post anteriores, quizá porqué es de los hábitos más difíciles de eliminar de nuestra vida. Antes de comprar cualquier cosa recuerda hacerte tres preguntas básicas: 1. ¿realmente lo necesito o sólo lo deseo?, 2. ¿si no lo compro, alguien me lo podría prestar o lo puedo sustituir con otra cosa? Y 3. ¿En verdad me va a ser útil, es decir que si se me rompe o lo pierdo lo volvería a comprar?

Evita los centros comerciales. Si vas a comprar algo y ya sabes exactamente en qué tienda lo venden, evita los grandes centros comerciales y grandes almacenes. En este tipo de lugares normalmente por andar curioseando terminamos comprando cosas que inicialmente no necesitábamos.

La lista de los 30 días. Este consejo es un excelente ejercicio para que te concientices de lo que estás ahorrando. Cuando quieras comprar algo que no necesites, es decir que no se trate de necesidades básicas como comida, anota el nombre y precio en una lista (ejemplo: Zapatos cafés $600), pon la fecha en que lo estás anotando y a partir de ese día lleva un registro, durante 30 días, de todo lo que quisieras comprar. En ese lapso no puedes comprar nada de lo que se te antoje. Al final de este periodo haz la cuenta de todo lo que te hubieses gastado si es que hubieras realizado las compras. Entonces empezarás a valorar si realmente vale la pena gastar tanto.

No necesitas televisión de paga. Este es uno de los servicios más caros que existen y a los que menos provecho les sacamos. La mayor parte del tiempo la pasamos trabajando, por las noches es mínimo el tiempo en que vemos la TV y está probado que además de todo nos la pasamos cambiando de canal. Ahórrate este gasto y mejor invierte tu tiempo libre en salir o hacer alguna otra actividad que te levante del sofá. Puedes ir a las bibliotecas públicas a que te presten libros, DVDs. Hay actividades gratuitas en los parques, puedes practicar deportes, invita a tus amigos a comer a tu casa, intercambia películas… hay cientos de posibilidades de diversión que no involucran sistemas de televisión por cable.

Ejercicio no es igual a pagar gimnasio. Estamos hablando de ahorrar, así que hacer ejercicio no implica para nada tener que inscribirte en un gimnasio o comprar ropa deportiva carísima. Correr, bailar en casa y comprar un vídeo de ejercicio aeróbico para practicar en casa son algunas opciones. Mantenerte sano además te ayudará a no visitar el médico frecuentemente y por tanto ahorramos en medicinas. Si las distancias te lo permiten puedes utilizar la bicicleta como medio de transporte, sólo imagina lo que te ahorrarías en pasajes y el favor que le hacemos al medio ambiente no contaminando.

Comparte el coche. Haz equipo con tus vecinos o compañeros de trabajo que vivan por la misma ruta. Comparte con ellos los gastos de la gasolina y además haz divertido tu trayecto. Un consejo simple, pero algo que mucha gente ignora. Pero también toma en cuenta que cada vez que puedas camina.

Regalos hechos en casa. No inviertas grandes cantidades en regalos. Busca la manera de hacer algo tú con tus propias manos. Unas galletas, un portarretratos, una bonita tarjeta.

Deja de fumar y modera tu consumo de alcohol. Ya sé que esto no se logra de la noche a la mañana, pero alguna vez haz hecho cuentas de lo que gastas al año en cigarros y de todo lo que contaminas con este hábito. Respecto al alcohol, no estoy sugiriendo que lo borres de tu vida, pero sí que disminuyas tus niveles de consumo. Las bebidas, en bares sobre todo, no son baratas; y que además de estar pagando un precio alto por ellas, estamos poniendo también en riesgo nuestra salud.

Modifica hábitos alimenticios. Beber agua, comer productos naturales, evitar enlatados y comida ya preparada te va a ayudar a dos cosas, la primera es a ahorrar dinero y la segunda, pero no menos importante, te conservarás en buena forma.

Quedarte en casa, evitar restaurantes, cancelar suscripciones a revistas, hacer tú mismo el quehacer, lavar y planchar tu ropa, ser cuidadoso con tus cosas y aprovechar ofertas son de las muchas otras cosas que podemos hacer en beneficio de nuestra cartera.

Habrá quien piense que estos consejos son un poco excesivos y que quién los siga estará sacrificando su felicidad con tal de ahorrar unos cuantos pesos, pero el chiste de la frugalidad también se basa en recortar cosas que realmente consideres innecesarias. Si te dedicas a las relaciones públicas es obvio que no puedes omitir las visitas a los restaurantes y que tienes que invertir en tu imagen.

Se trata de que identificar los gastos que dentro de tu realidad puedas omitir. Hay hábitos- como ir a la cafetería de moda todos los días- que realizamos más por costumbre, que realmente por gusto. Habrá quien de verdad no pueda vivir sin café por las mañanas, hay quiénes sólo disfrutan del café cuando están con sus amigos.

Habrá gastos que realmente estés dispuesto a hacer. A mí me encanta correr y cuando necesito invertir en unos buenos tenis que den soporte a mis pies y me eviten lesiones, lo hago sin culpa. Recientemente compré un dispositivo para medir mi ritmo cardiaco, fue una inversión importante pero para mí valió la pena, porque era algo que necesitaba para medir mi rendimiento en los entrenamientos.

De esto es de lo que hablo, de que cada persona es diferente y lo que puede resultar importante para mí, quizá para ustedes no lo sea tanto. Hay cosas que podemos generalizar como el ahorro del agua y la luz, pero de ahí en fuera las decisiones siempre serán personales; así que no te angusties y haz tu propia lista de las cosas que tú estás dispuesto a sacrificar.

Más información en

Herramientas para una vida frugal

Frugalidad o miseria

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.