Tarjetas de crédito ¿libertad o dependencia financiera?

Vive mejor

Las tarjetas de crédito, tal y como las conocemos ahora, como plásticos que prácticamente se reciben como medios de pago prácticamente en cualquier establecimiento, tiene alrededor de 60 años de existencia. La anécdota del modo en cómo se concibió resulta reveladora: un adinerado hombre de negocios olvidó su cartera al momento de pagar una cena, por lo que tuvo que llamar a su esposa para que le trajera el dinero. La situación le hizo sentir una dependencia financiera que le incomodó.

Esto le hizo pensar en crear un concepto que le diera a la gente de negocio, principalmente vendedores, la libertad de pago que sus finanzas le permitían. Así en 1950 surgió Diners Club que se repartió principalmente entre los amigos del creador del concepto, orientado principalmente a pagar en restaurantes.

En ocasiones es importante regresar a las bases para entender la razón de ser de las cosas, en este caso de un producto financiero, cuyo objetivo era respaldar al usuario para hacer transacciones en efectivo, no como un crédito, sino como un servicio para facilitar la vida a las personas que podían pagar su consumo, pero que les permitía comprar lo que desearan sin tener que andar cargando todo el dinero necesario en sus carteras. En este caso la tarjeta de crédito da una libertad a quien la usa, gracias a sus finanzas personales.

Pero los créditos son un arma de doble filo, especialmente para las personas que no se detienen a pensar antes de firmar un pagaré de su tarjeta. Cuando las deudas crecen y ya no es posible liquidar el saldo total del consumo que hicimos en el último mes, esto significa que consumimos más allá de nuestra capacidad financiera y ahora tenemos un crédito que nos resta libertad para tomar decisiones de compras, hemos perdido nuestra libertad financiera.

¿Qué tanto amas tu libertad?

La foto le pertenece a hfb

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.