Cuando comprar o rentar una casa

Haz patrimonio

La compra de una casa es uno de los grandes sueños de cualquier persona. En los matrimonios jóvenes es a veces una obsesión. Muchas parejas planean el inicio de su matrimonio basados en la obtención de un crédito para adquirir una casa. La idea, apoyada por la familia entera, parece no sólo razonable, si no inteligente. Ambos están en un momento de ascenso en su vida profesional, los hijos aun no llegan y entonces es el momento de firmar un compromiso que les dará la base principal para crear un patrimonio familiar.

Sin embargo, la decisión de adquirir una casa debe hacerse con mucho más cuidado que la que se toma cuando se persigue ansiosamente el cumplimiento de un deseo. El adquirir una casa o departamento al precio que sea, no siempre es la mejor decisión y en ocasiones hay que esperar a un mejor momento para adquirirlo, aún cuando aparentemente se tenga el dinero suficiente para el enganche y las mensualidades sean aparentemente accesibles. Hay créditos hipotecarios que no son del todo convenientes, pues a la larga es una mala inversión, ya que no permiten la creación de patrimonio debido a que tienen un muy bajo pago a capital en cada mensualidad. Invertir bajo estos criterios sólo provoca que las personas pasen años pagando una mensualidad que en su mayor parte están destinadas al pago de intereses y no a la amortización de capital. Algo similar a pagar una renta, pero con una enorme deuda encima de este entusiasta matrimonio

Aunque parezca tirar el dinero a la basura, como piensa la mayor parte de las personas, rentar no es siempre una alternativa mala, desde el punto de vista financiero. Hay ocasiones en que hay que tomar esa opción para tener una libertad de flujo de dinero que permita diseñar un plan inteligente que nos permita la tramitación de créditos convenientes, posibles de paga y que nos permita seguir viviendo nuestra vida con tranquilidad y creando un patrimonio para el futuro.

A continuación presentamos los siguientes consejos de expertos financieros que definen algunos criterios a considerar de para comprar o para rentar una casa:

Puedes comprar una casa si…

• Tu carrera profesional es estable y tienes un trabajo que te permite pagar tus gastos y ahorrar. Debes sentirte lo suficientemente seguro de que tu empleo tienes un futuro previsible, recuerda que la compra de una casa requiere de años de certidumbre para pago de ingresos.

• Ya tienes muy claro, en conjunto con tu pareja dónde quieren vivir. Debes tomar en cuenta lo que podría ocurrir en los próximos cinco a siete años y predecir si lo que hay en la zona y la ubicación que necesitas te será útil: escuelas, transportes, servicios, supermercados. La vida nunca es igual y las necesidades van cambiando. El espacio de lo que adquieres también debe prever estos cambios que se irán dando con el tiempo en tu familia.

• Estás en excelentes condiciones financieras. Tiene dinero en el banco, tus créditos son pequeños y manejables , y cuentas con el dinero suficiente para el enganche, gastos de notario y alguna reserva de la que podrías echar mano para un caso imprevisto.

• Ya tienes un buen crédito. Recuerda que necesitas una buena puntuación de crédito para calificar para un préstamo.

• Estás seguro que los valores de tu propiedad subirán en la zona que estás eligiendo

. Si usted tiene suficiente dinero en efectivo para hacer mejoras en una casa que necesita reparaciones y construir en su valor, puede que tenga sentido comprar.

Debes rentar si…

• No estás seguro en dónde quieres vivir. El lugar de residencia es clave para una vida plena, si aun no decides que es lo mejor para tus actividades y las de tu familia, espera a determinarlo, la renta te permitirá conocer si esa zona que estas pensando es lo que necesitas.

• Tus circunstancias personales pueden cambiar. En otras palabras, si eres soltero, pero quieres casarte, o si estás casado pero quieres tener hijos. Cambios de vida de esta naturaleza podrían cambiar totalmente el escenario actual, y no podrías comprometerte a quedarte donde está para los próximos cinco a diez años.

• Tu trabajo no es muy seguro. Si en el lugar donde trabajas las cosas no van bien, o tu posición está en peligro, no te arriesgues. Es mejor esperar un mejor momento donde tengas una mayor certidumbre de lo que puede ocurrir con tus ingresos. Mientras tanto es momento de mejorar tu puntaje de crédito y ahorrar.

• El crédito que puedes obtener no es suficiente. Los expertos aconsejan primero tramitar un crédito y luego buscar casa. Si te adelantas conociendo lo que los prestamistas esperan de tu puntaje de crédito, conocerás lo que puedes hacer. Consulta el artículo que publicamos sobre Puntaje de Crédito.

• Puedes conseguir una oferta mucho mejor desde el punto de vista financiero. Comprar una casa no es barato, adquirirla ocupará gran parte de nuestros ingresos. Por lo que se tiene que hacer la mejor inversión que esté a nuestro alcance. En ciertas zonas la crisis ha afectado el mercado de casas y departamentos en alquiler y si se investiga se puede encontrar lo que deseamos comprar a un precio lo suficientemente bajo como para que sea más conveniente rentar que comprar, sobre todo si podemos hacer con nuestro dinero una inversión más productiva que nos garantice el crecimiento de nuestro capital.

La adquisición de una casa significa mucho para nuestra vida y deseos de familia, por lo que debe analizarse fríamente, para que evitar que se tomen decisiones emocionales que desde el punto de vista de nuestras finanzas sea un error que tendremos que pagar por muchos años.

La foto le pertenece a Daquella manera

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.