Adiós a los jefes el autoempleo como opción de independencia

Haz patrimonio

Hace unos días, escuchando el radio, supe que en México cerca de 10 millones de personas se dan empleo a sí mismas, cifra que representa casi una cuarta parte de la fuerza laboral de nuestro país.

Incluso en la más reciente Encuesta Nacional de Empleo dio a conocer que mientras cuando se desató la recesión económica mundial (2008), en nuestro país había 9.8 millones personas trabajando por cuenta propia y para 2009 la cifra ya había alcanzado los 10.4 millones.

Aunque para este 2010 la cifra disminuyó, según lo dicho por José Luis de la Cruz, director del Centro de Economía y Negocios del Tec de Monterrey, el autoempleo es una realidad en nuestro país; así que si tú estás pensando ser parte de este grupo de emprendedores y quieres incrementar tus ingresos autoempleándote o definitivamente decidiste ser microempresario de tiempo completo, pero no sabes cómo, aquí te damos algunos tips para lograrlo y no claudicar en el intento.

Habrá quien te recomiende no comenzar con un negocio en tiempo de crisis, pero en Vive con Crédito creemos que justamente éste es el mejor momento para comenzar. Los salarios no están en su mejor momento y un ingreso extra no le cae mal a nadie así que comencemos:

Pierde el miedo: Al principio ser tu propio jefe puede asustarte un poco, sobre todo por la disciplina que se requiere para ello, pero la realidad es que no es tan difícil como parece. La base para lograrlo es tener un plan y seguirlo como si tuvieses un jefe, con la única diferencia de que cada error que cometas será absolutamente tu responsabilidad y esto te ayudará a crecer y aprender de tus errores.

El hecho de que siempre hayas sido un empleado, con salario fijo y jefe a quién reportarle no significa que no tengas "espíritu emprendedor", quizá sólo significa que nunca habías tenido la inquietud o necesidad de trabajar por tu cuenta.

Paciencia: A todos nos gusta disponer de nuestro tiempo como mejor nos plazca, pero muchas veces por temor a no saber cómo manejarlo preferimos seguir rindiendo cuentas a una empresa; pero si tú ya decidiste emprender un proyecto por cuenta propia lo primero que tienes que saber es que nadie se ha hecho rico de la noche a la mañana. Vas a necesitar tiempo y vas a tener que trabajar mucho, pero sobre todo que debes tener la capacidad de aceptar el fracaso y aprender de éste.

Analiza escenarios: Cuando yo tengo dudas para realizar alguna tarea o tomar decisiones importantes en mi vida, me ayuda responderme a una pregunta: ¿qué es lo peor que puede pasar?, respóndete este cuestionamiento y cuando tengas la respuesta encuentra solución a ese problema. Verás que nada es realmente tan grave como para no arriesgarte.

En este caso lo peor que podría pasar es que tu proyecto no funcione y tengas que buscar un empleo fijo nuevamente o quizá sólo baste con replantear la estrategia; este tipo de escenarios son los que debes imaginar.

Establece objetivos realistas: Para empezar tu propio negocio no necesitas invertir grandes cantidades de dinero, ni endeudarte de por vida, busca asesoría para empezar poco a poco y con cero gastos o los menos posibles.

Instala la oficina en tu casa, promueve tus servicios en las redes sociales y con tus amigos, haz tu propia página de internet (existen sitios que te permiten colgar de la red información de manera gratuita, como los blogs), haz visitas a domicilio. Hay muchas maneras económicas de comenzar, sólo tienes que sentarte a encontrar tus propias opciones.

Busca financiamiento: Si definitivamente tu negocio requiere de una inversión económica investiga todas las opciones que tienes para obtener un financiamiento; existen instituciones privadas con planes de capitalización para pequeños y medianos empresarios o bien puedes obtener recursos del gobierno federal, a través del Fondo Pyme, que es un instrumento que busca apoyar a las empresas en particular a las de menor tamaño y a los emprendedores con el otorgamiento de apoyos de carácter temporal.

El chiste es empezar: Hasta el momento no existe ninguna empresa en el mundo que haya comenzado con las condiciones perfectas e idóneas para triunfar. Una cosa es que seas previsor y analices todos los riesgos antes de iniciar tu proyecto y, otra muy distinta es que esperes a resolver todos los obstáculos que detectaste. ¡Tienes que empezar ya! y sobre la marcha ir resolviendo los inconvenientes que se te presenten. El éxito lo hallarás después de resolver estos problemas y no antes.

A lo que realmente le debes dar importancia es a ubicar tus posibles clientes, determinar cuánto vas a cobrar y sobre todo qué vas a ofrecer.

Renunciar o no renunciar… Para los que están pensando en empezar un nuevo proyecto, lo primero que les pasará por la mente es la idea de renunciar para dedicarle todo el tiempo del mundo a su nuevo negocio; pero antes de que tomes una desición así de drástica, tomate 5 minutos para pensar que antes de que tu negocio empiece a dar frutos pasará algún tiempo en el que tus ingresos no serán los mismos y las cuentas seguirán llegando igual que ahora.

Si eres soltero mantener tus gastos es relativamente fácil, pero si tienes familia o alguien depende de ti, yo te sugeriría conservar un empleo de medio tiempo que te garantice un ingreso fijo y que te deje el "tiempo libre" suficiente para tu proyecto. Así tendrás las dos caras de la moneda y podrás decidir qué es lo que más te conviene -ser empleado o ser emprendedor- sin quedarte en banca rota.

Capacitación: Nunca dejes de aprender y de mejorar. No esperes el éxito sólo por haber iniciado un negocio, la competencia es mucha y comenzar es sólo eso, el comienzo. No tires la toalla al primer problema, cada que puedas toma cursos de emprendimiento, capacítate en tu área, escucha consejos y sigue trabajando.

El éxito que tengas dependerá de la perseverancia, disciplina y los objetivos que te plantees desde el principio, así que suerte y no dudes en contactarnos para plantearnos tus dudas o compartirnos tu experiencia.

Fuente 1

La foto le pertenece a alancleaver_2000

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.