Protege tu economía y ayuda al planeta

Vive mejor

Es un hecho que nuestra manera de consumir además de incidir directamente sobre el bienestar del planeta, consume también nuestro dinero. Es por ello que les comparto estos tips que descubrí para aminorar este efecto negativo, a la par de ahorrar dinero, llamó mi atención sobremanera.

Primero que todo es importante establecer las diferencias entre ser consumidor y consumista:

Todos somos consumidores, en menor o mayor grado, desde el momento en que nos vemos en la necesidad de satisfacer necesidades básicas como ropa, alimentos, luz, agua, muebles y electrodomésticos o bien servicios y artículos para satisfacer gustos personales como accesorios deportivos, artículos electrónicos y de entretenimiento, gadgets, libros, viajes y actividades recreativas.

Ser consumista, en cambio, implica el consumido excesivo o innecesario de bienes, servicios y artículos sin tomar en cuenta la necesidad que se pretende cubrir, la utilidad y el tiempo de vida de lo adquirido; es decir comprar de forma inconsciente cosas y servicios que no necesitamos o que ya tenemos o que podríamos reemplazar de algún otro modo.

La línea entre ser consumidor y consumista es muy delgada, y por lo mismo debemos estar muy atentos a reconocer cuáles son nuestras verdaderas necesidades y posibilidades económicas. La palabra clave es consumo excesivo o innecesario. ¿Cuántas veces compramos por razones diversas a la funcionalidad misma del producto? Búsqueda de status, emociones heridas, inseguridad, el no saber decir que no, influencia de terceros, insistencia de nuestros hijos, impulsos irreflexivos, las razones para realizar un consumo excesivo o innecesario pueden ser muchas, el problema es que afectamos fuertemente nuestros recursos económicos.

Además hay efectos colaterales que ponen en peligro a nuestra persona y nuestros propios seres queridos, pues el nivel, la intensidad y la calidad del consumo inciden directamente sobre el medio ambiente y el nivel de explotación de los recursos que se utilizan para fabrican todas las cosas que adquirimos. Luz, agua, petróleo, árboles y algunas veces hasta animales han sido utilizados para fabricar muchas de las cosas que tenemos en casa.

Así que antes de consumir, pensemos si realmente no estamos causando más daño que bien. Estos son algunos tips para realizar un consumo responsable, que además beneficie a nuestra economía personal.

Reducir el volumen de nuestras compras: Es un hecho que comprando menos cosas de las que solemos adquirir beneficiará nuestro ahorro, pero reducir el consumo no es tarea fácil; para ello recomiendo hacerse una serie de preguntas a la hora de comprar: ¿Realmente necesito lo que voy a comprar? ¿Quiero satisfacer un deseo o una necesidad? ¿Estoy eligiendo por mi mismo o es una compra compulsiva? ¿Cuántas cosas de este tipo ya tengo? ¿Si no lo compro, qué pasaría? ¿Lo puedo conseguir prestado?

Valora la duración de las cosas: Existen muchos productos en el mercado que por sus características son amables con el medio ambiente y en algunos casos suelen ser ligeramente más costosos que un artículo "normal"; sin embargo al momento de comparar tiempo de vida útil resultan ser más convenientes. Un ejemplo claro de esto son los focos ahorradores de energía, éstos pueden costar hasta el doble o triple que un foco normal pero además de que te ayudan a ahorrar luz, pagar menos por este servicio, su tiempo de vida es muy largo y por tanto no tienes que estarlos renovando constantemente.

Ahorro recursos naturales: Consumir no sólo se trata de comprar. En nuestra vida diaria consumimos luz, agua, gasolina. Acciones tan sencillas como ocupar solamente el agua que realmente necesitamos, apagar los focos cuando no los estamos ocupando y utilizar el transporte público, además de ayudar a nuestro planeta, ayudan a nuestra cartera al momento de pagar los recibos por el uso de estos servicios.

Recicla y reutiliza: Es muy común que tiremos las cosas que ya no nos sirven en casa, para reemplazarlas por cosas nuevas, sin darnos cuenta de que en ese proceso de "limpieza" estamos "ensuciando" nuestro medio ambiente. Con ingenio y un poco de tiempo podemos reutilizar cosas que aparentemente ya no sirven, ahorrando dinero y contribuyendo a no generar más basura.

Proteger el ambiente también ayuda a tu bolsillo, ¡haz cuentas!

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.