Secretos para mejorar tus finanzas

Cómo salir de deudas

Hubo un tiempo, hace mucho tiempo, en el que me obsesione erróneamente -ahora lo sé- con bajar de peso de manera rápida y fácilmente. En mi empeño por lograrlo compré tenis, ropa y aparatos especiales para quemar grasa; masajes reductivos, pastillas, inyecciones y un clínica de nutrición completaron la rutina que me ayudó a reducir "una talla" y a poner mis tarjetas de crédito hasta el tope.

Luego de unos meses, por falta de disciplina y ejercicio, recuperé los kilos que había perdido y las deudas se volvieron mi peor pesadilla. No tenía el dinero para cubrir la deuda total y no sabía qué hacer.

Haciendo uso de la poca fuerza de voluntad que tenía en ese momento no me quedó de otra más que acercarme a mis acreedores y establecer un plan de pagos que me permitiera salir del bache económico en el que había caído y que ya no me dejaba vivir en paz.

Intentando bajar muchos kilos en poco tiempo y luego pretender pagar mis deudas al chaz chaz, sin contar con el dinero para ello, hizo que me sintiera abrumada por la cantidad de esfuerzo necesario para alcanzar estas metas. La solución a ambos problemas no fue fácil, pero como en toda adversidad lo importante fue enfrentar la situación.

Mi secreto para bajar de peso: Ejercicio, disciplina para comer y actitud positiva.

Mi secreto para cubrir las deudas: En cuestiones de dinero la solución no es tan sencilla porque además de voluntad necesitamos efectivo, pero el primer paso es tomar conciencia de nuestra situación y después seguir unos sencillos pasos que hoy les comparto.

Define tus gastos: Lo primero que tienes que hacer es ser realista contigo mismo sobre cuáles son tus recursos, porque de esto se desprenderá el plan que vas a seguir. No pretendas gastar o pagar más de lo que ganas.

Mantén un diario de gastos: Llevar la cuenta de cuánto gastas en comida, transporte y pago de servicios te ayudará a identificar en qué puntos puedes ahorrar y por ende cuánto es lo que realmente puedes abonar a tu deuda. Lleva este registro en una libreta. Anota todas tus gastos y asígnales una categoría (vivienda, comida, ropa, gastos escolares, etc.), cuando hagas la suma de cada categoría de sorprenderás de encontrar gastos innecesarios como por ejemplo gastar "X" cantidad de dinero en taxis, cuando podrías ahorrártelo si utilizas el transporte público.

Ahorra alternamente: ¿Has pensado en vender artículos por catálogo, organizar cajas de ahorro con tus conocidos, desprenderte de cosas que no utilizas? Estas son sólo algunas formas de hacerte de recursos económicos extras a tu salario, pero tú conoces tus habilidades y se te pueden ocurrir otras más.

Realiza pagos constantemente: En cuanto tengas dinero abona a tu deuda, no importa que sean pagos pequeños, el chiste es disminuir lo que debes. No esperes a tener grandes cantidades para ir a pagar, porque en esa espera es probable que se te cruce otro gasto en el camino y termines por gastarlo.

Actualiza tu presupuesto: Sin llegar a obsesionarte es bueno que vayas anotando, en la misma libreta donde anotas tus gastos, cuánto has disminuido a la deuda; esto te va a servir como aliciente para seguir tu plan de pagos.

Cuida tus cosas: Cuando estamos en crisis, no importa el tipo de ésta, solemos ser muy descuidados con nuestras cosas. Aventamos puertas, azotamos objetos, manejamos con menor precaución o simplemente no ponemos atención en lo qué hacemos y al final del día llegamos a casa con un rayón en la puerta del coche o un plato menos en la vajilla y no estamos como para tener más gastos, ¿verdad?

El éxito en cualquier meta que te propongas depende de la constancia y pagar deudas no es la excepción, así que aunque a veces te puedas desesperar por medir tus gastos recuerda que es por un objetivo y al final obtendrás la mejor recompensa de todas que es "la tranquilidad de no tener deudas".

Foto de LollyKnit

Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.