Descubre en tu closet gastos innecesarios

Tu hogar

Aunque todavía falta poco más de dos meses para que termine este 2010, hace poco organicé con mi familia nuestro primer fin de semana de limpieza intensiva; ese largo y cansado proceso en el que uno separa las cosas que ya no sirven para liberar espacio y ¡vaya sorpresa la que me lleve!.

Es increíble la cantidad de cosas "inservibles" o "inútiles" que somos capaces de guardar por tanto tiempo y muchas veces sin notarlo siquiera.

Mientras sacaba algunos de los objetos que ya no utilizamos en casa, pero que siguen estando allí, intentaba recordar el momento de su adquisición y me encontré con que en la mayoría de ellos había una constante: no los necesitaba en ese momento y aún así los compré.

Luego me puse a hacer cuentas del dinero invertido en tantas monerías "que algún día iba a necesitar" -floreros, cuadros, adornitos para las recámaras, vajillas para fiestas especiales, cortinas, etc., etc., etc.- y casi me voy de espaldas con la suma total; pues aunque casi todo lo compré en oferta "para aprovechar", bien hubiésemos podido adelantar algunas mensualidades de la casa o invertirlo en otra cosa que realmente necesitáramos.

En este ejercicio de limpieza descubrí lo dañino que puede resultar la tentación de las ofertas de fin de temporada o mejor dicho asimile las consecuencias de no tener una planeación de las cosas que realmente necesitamos.

Después de hacer las cuentas y ver la cantidad de dinero mal invertida, decidí que eso no me vuelve a pasar y para asegurarme de que a ustedes tampoco les pase aquí les dejo unas sencillas preguntas que nos podemos hacer antes de comprar algo.

¿Realmente lo necesito?. A ver si ya tenemos un reloj de pared, para qué necesitamos otro o es que acaso se descompuso y si es así, ¿no tiene reparación?

¿Tiene algún propósito? Existen ciertos productos, como los adornos para la casa, que aunque no son indispensables para la vida sí tienen un propósito; si lo que piensas comprar tiene una razón de ser en específico ¡cómpralo!, pero si ni siquiera sabes en dónde lo vas a poner, yo recomiendo mejor abstenerse.

¿Sólo estoy sustituyendo? Esto normalmente sucede con los aparatos tecnológicos. Queremos tener la TV, el reproductor de música y la consola de vídeo de moda; pero resulta que las que tenemos todavía funcionan perfectamente. Valora tus cosas y tu dinero, una o dos temporadas más con tus mismos aparatos no te restan nada y sí ayudan a mantener tus finanzas en buen estado.

Si usted, al igual que yo, ya está en esta situación de acumular cosas que no ocupa le puedo aconsejar que organiza algún bazar en donde pueda vender estos objetos y así recuperar algo de lo que invirtió o si lo prefiere regáleselos a quien realmente lo necesite y no los vaya a guardar en un clóset o caja, otra vez.

Y como deshacerse de nuestras pertenencias tampoco es fácil, le propongo estas preguntas para que sea usted quien determine si en verdad vale la pena seguir acumulando cosas.

¿Todavía funciona? Me sorprendió lo difícil que es admitir que algo que nos gustaba mucho se descompuso y ahora simplemente no tiene reparación; aunque su lugar debería ser la basura, la verdad es que nos resistimos a tirar cosas, o ¿no?.

¿Si este objeto se me perdiera o rompiera compraría otro? Si la respuesta es: ¡No!, y además lo hemos mantenido guardado, creo que no lo extrañaremos si se va de nuestro lado.

Aunque es muy útil, ¿cuántas veces lo he ocupado? Por alguna razón en casa tenemos 3 vajillas, además de la que normalmente ocupamos; prescindir de una o dos no estaría mal.

Algunas ideas fueron tomadas de ZenHabits

La foto le pertenece a HappyHaggus

Temas relacionados:

Presupuesto simple para personas con deudas

La mejor manera para reducir tus deudas

Detecta de modo anticipado si tendrás problemas con deudas

La deuda como dolor emocional

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.