Del comprador compulsivo al inteligente

Vive mejor

Mujeres y hombres tenemos una debilidad: las compras; pero no importando el tipo de productos que sean de nuestra preferencia, el acto de comprar debería ser un acto completamente racional para evitar caer en las garras del consumismo y por ende afectar nuestras finanzas personales.

Para los proveedores o comerciantes somos simples consumidores, es decir personas que sólo necesitan tener dinero en la mano para cubrir un deseo o una necesidad. Este enfoque por supuesto no conviene a nuestros intereses, así que les invito a seguir estos sencillos consejos y verán como poco a poco notarán los beneficios de comprar inteligentemente.

Investiga

Para comprar, más no para consumir, primero que todo debemos disponer de dinero para pagar las cuentas y tiempo para visitar tiendas y proveedores que ofrezcan lo que estamos buscando. Es cuestión de paciencia, pero la búsqueda nos permitirá ahorrar tiempo en próximas compras y tener un listado con "proveedores de confianza".

Compara y elige

Es importante no dejarnos embaucar por todas las ofertas y precios bajos que encontremos a nuestro paso. Seguramente alguna vez has comprado algo que no necesitabas sólo porque estaba en oferta, o bien un producto que resultó de muy mala calidad, pero muy barato.

Valoremos nuestro dinero. No sacrifiques calidad por cantidad, pues a la larga puede resultar hasta más caro. Aún cuando te regresaran lo que invertiste en ese producto que salió defectuoso, tendrás que invertir más tiempo en buscar otro proveedor que sí te satisfaga.

Compra

En toda esta búsqueda de proveedores, tiendas y opciones hay un aspecto muy importante que también debemos tomar en cuenta: "la cultura de ser un buen comprador".

Todas las personas que conozco alguna vez han tenido una mala experiencia con algún vendedor. Nos quejamos de lo mal que nos trataron, de la mala cara que nos pusieron o de que ni siquiera voltearon a vernos mientras estuvimos en la tienda, pero también está la otra cara de la moneda y me ha tocado observar lo poco amables que podemos ser con los dependientes.

Si queremos ser compradores que obtengan lo que desean, debemos hacer uso de la persuasión a través de las buenas maneras. Esta actitud nos puede hacer ganar una buena experiencia de compra o, mejor aún, un buen descuento. Claro que nunca falta el negrito en el arroz, así que probablemente alguna vez te encontrarás un vendedor incompetente o grosero, pero no te desanimes siempre tendrás a la mano el recurso de la sonrisa que en la mayor parte de las veces cambia totalmente la disposición de las personas para atenderte de mejor manera.

Ser claros con lo que queremos ayuda al vendedor a darnos respuestas que nos dejen satisfechos. Por ejemplo, si vimos publicada en el periódico alguna oferta, en específico, podemos llevar el recorte a la tienda, así nos ahorraremos tiempo en explicaciones y el dependiente nos dará lo que buscamos.

Si lo que vamos a comprar es ropa o algún otro producto que requiera de estarse probando, nada nos cuesta ser medianamente ordenados y llevar lo que no vamos a adquirir de regreso a su lugar. Seamos agradecidos y aún cuando no hayamos comprado nada, agradezcamos la atención.

Recomendaciones para convertirse en un comprador inteligente

  • Sabe que necesita

  • Sabe cuando lo necesita

  • Busca a los proveedores adecuados

  • Compara precios, políticas de venta y garantías.

  • Escoge el mejor establecimiento.

  • Sabe que compra inteligente no es precisamente pagar el menor precio posible, sino obtener el mejor producto o servicio por el dinero pagado.

No te podemos recomendar que tengas Suerte con las compras, pues si aplicas tu inteligencia tendrás seguramente muchos beneficios y ahorro en tu presupuesto. Si cuentas con otras experiencias o puedes darnos otro consejo para invertir el dinero de forma inteligente, por favor compártelo con nosotros.

Fuente

La foto le pertenece a 8zil

Circulo de Crédito
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.