Blog

Sin dolor no hay ganancia ni libertad financiera

Despierta del falso sueño de la felicidad consumista

A diario estamos bombardeados por mensajes de que nuestra felicidad depende de las cosas que tenemos y las experiencia que consumimos. Todo el tiempo escuchamos que la felicidad se alcanza con mínimo esfuerzo y que depende de algo o alguien, de un milagro, de un reconocimiento de tu talento, de un golpe de suerte.

Lo mismo ocurre en el mundo esterilizado de la educación básica actual, al aprendizaje de los niños se plantea como un mundo feliz en donde todos pueden aprender divirtiéndose, reciben premios por participar (no por ganar) y se merece la felicidad simplemente por existir.

Los poderes que obtienen los personajes de las películas de súper héroes no ocurren por la inteligencia o el esfuerzo de alguien, están en los genes, ocurren por un experimento extraño o son seres de otros planetas.

El gran problema de todos estos sueños inalcanzables, que sostenemos la mayoría de los miembros de la sociedad, es que nos mantienen en un estado de inconsciencia, esperando ese milagro o escapándonos de la realidad que es demasiado dura para observarse sin analgésicos.

El cambio requiere esfuerzo

Pero la experiencia es fría y contundente. Ningún talento se obtiene si esfuerzo. Sin importar cual sea tu actividad, si quieres ser deportista, político, artista o científico, requieres de un largo proceso de aprendizaje, de esforzarse, de luchar contra nuestra propia tendencia al placer, de desvelarse o sacrficar ciertos gustos o placeres a cambio de un resultado único y más importante.

Nos guste o no, sigue operando la ley de la supervivencia del más apto. En donde por aptitud se entiende como la capacidad de una persona para realizar cierta actividad.

Es decir, para lograr ser apto para algo hay que capacitarse y esto requiere esfuerzo, lo que nos lleva a un ambiente de incomodidad.

Y esta incomodidad también ocurre en nuestro interior.

La incomodidad es necesaria si queremos bajar de peso, cursar una carrera profesional, adquirir una nueva habilidad o hacer crecer nuestro patrimonio.

Para disfrutar de la vida antes debes esforzarte

Nada se obtiene sin esfuerzo. Si quieres disfrutar de una riqueza riqueza cuantiosa para hacer con tu tiempo lo que quieras, antes deberás esforzarte para crear esa riqueza. La libertad financiera no se obtiene sin esfuerzo, para alcanzarlo tendremos que entrar en un periodo de incomodidad en donde destinaremos la mayor parte de nuestros ingresos en inversiones productivas.

Por regla general, cuando alguien sabe como hacer rentable una inversión, la comparte muy poco a menos que con eso genere más rentabilidad.

Si queremos comprar un auto o, mejor aún, una casa, tendremos que aceptar que parte de nuestros ingresos se irán para pagar la hipoteca y no podremos hacer lo que antes podíamos, lo cual resultará incómodo.

Busca la incomodidad, supera el dolor

La ventaja de la incomodidad es que nos hace más capaces, a diferencia de permanecer en una zona cómoda, sin retos ni expectativas que nos hace menos aptos para enfrentar los retos de la vida y crecer sólo en peso corporal, pero no en nuestra mente. Permanecer en una zona cómoda nos aleja de la posibilidad de alcanzar un nivel de bienestar que nos permita sentirnos realmente libres.

Sin dolor no hay ganancia es el título de la canción “Sin dolor no hay ganancia” de la banda de Heavy Metal: Scorpions, que se ha utilizado casi como un mantra en los gimnasios para motivar a que la gente se esfuerce por desarrollar sus músculos.

Pero hay que reflexionar sobre la palabra dolor, ya que puede tener un significado más profundo que el que normalmente relacionamos con una enfermedad o incapacidad y no con una fase de desarrollo. Pero el dolor llega como un aviso de que algo no le gusta a nuestro cuerpo, por lo que hay dos formas de evitarlo, o dejas de hacer lo que estabas haciendo o superas el umbral para hacer algo antes que considerabas imposible.

También para las finanzas personales quizás el dolor podría ser equivalente a los sacrificios que tenemos que hacer pero que son necesarios para incrementar nuestro patrimonio y bienestar financiero. También hemos hablado sobre los beneficios que nos ofrecen los tropiezos en este ambiente.

Ante la crisis que hoy estamos viviendo, la esperanza está en que seamos capaces de desarrollar nuevos talentos, nuevas habilidades, encontrar otras oportunidades y esto nos exige dejar de hacer lo que estamos haciendo para imponernos tareas más difíciles. Y los que lo hagan seguramente se equivocarán, tendrán errores, caídas, fracasos, pero serán los que logren en cambio.

Busca la incomodidad, el dolor como forma de crecimiento, porque será lo que te llevará a una nueva realidad,

También puedes leer:

¿La riqueza es felicidad o al revés?

Felicidad sin dinero ¿es posible?

¿Cómo obtener dinero según la ciencia?

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.