Blog

¿Qué es valioso para tí?

Lo valioso en la economía del ahorro extremo

En los países que sufrieron alguna guerra reciente, las personas desarrollaron un concepto de lo que es valioso radicalmente diferente a lo que pensamos de esto en una sociedad consumista.

En aquellas sociedades donde se sufrió hambre y carencias, la mayor parte de las cosas tienen valor, nada se desperdicia. La comida se respeta, no se juega con ella, se come hasta que nada quede en el plato. La energía eléctrica se ahorra lo más posible, lo mismo que el agua y el gas. Se consideran recursos demasiado valiosos para desperdiciarse.

Todo se recicla, desde la tela de la ropa hasta el agua misma, el material orgánico de la comida, los cables, tornillos y clavos que dejaron de tener una utilidad momentánea. Los muebles son para toda la vida, si uno se deteriora se repara. Así al menos vivieron los abuelos de muchas sociedades europeas. Lo valioso es todo.

Lo valioso en la economía del consumo extremo

En la sociedad consumista las cosas son muy diferentes. Prácticamente nada es valioso: la comida se derrocha, se desperdicia o se deja en los platos sin comer como símbolo de buen gusto. La ropa se usa por momentos, los muebles son desechables no admiten reparaciones. Ni que decir de los electrónicos o cualquier oro accesorio del hogar dura sólo breves momentos en nuestras vidas y luego se van al cesto de basura o se guardan en los armarios, repletos casi hasta reventar de cosas que no usamos.

¿Qué es valioso en una sociedad de consumo? Sólo unas cuantas cosas: las joyas, algunos bienes raíces. Automóviles y dinero, por ejemplo, no tienen la capacidad de conservar su valor, con el tiempo se deprecian.

Quizás se pueda concluir que son estilos de vida y que en la sociedad consumista la vida es más placentera. Pero si consideramos que para la mayoría de la gente que vivimos en esta sociedad el dinero que ganamos es limitado, entonces podremos descubrir que trabajamos para ganar dinero y luego tirarlo. Es decir no lo estamos conservando, no estamos construyendo nuestro patrimonio, ni conservando nuestra riqueza.

La sociedad de consumo se esfuerza por tocar nuestras emociones para motivarnos al gasto; de modo que nos hacen pensar que se puede comprar amor, poder, placer, diversión, futuro, conocimiento. Si lo pensamos bien, nada de eso se puede comprar. Se requiere de otros recursos como talento, proactividad, astucia, planeación y esfuerzo.

Lo valioso es mental no económico ni social

En realidad, lo valioso es un concepto que está en nuestra mente, no en la economía. Aunque en la intimidad podemos dar valor a objetos que no tienen utilidad práctica sino simbólica esto sólo valor sólo reside en nuestras emociones.

Para que algo tenga valor en otro sentido que no esté en el ámbito de las emociones, el valor de algo no sólo debe ser atribuido por las personas, sino que además deben de tener una utilidad práctica para nosotros y no necesariamente para los demás.

Una bicicleta que nos permita llegar a nuestro destino sólo con nuestro esfuerzo, sin gastar dinero y además sin contribuir a la contaminación ambiental sólo tiene valor para las personas que valoran todo lo anterior. Es probable que algunas personas no se quieran esforzar y prefieran gastar dinero en un automóvil que puede contaminar más, en ese caso un auto será más valioso que una bicicleta, pero no necesariamente por lo que cuesta, sino por lo que hay en la mente de cada uno de los que se decidió por un auto o por una bicicleta.

Para algunas personas es más valioso el tiempo que el dinero que pueden recibir por trabajar tiempo extra, mientras que otros consideran muy valioso invertir en un pasatiempo que les lleve una parte importante de los ingresos.

En fondo no importa lo que es valioso para los demás sino lo que es valioso para ti y no para los demás. De modo que cuando valores lo valioso en tu vida, no preguntes a nadie más de ti mismo.

Tambien puedes leer:

La mentalidad de pobreza que paraliza

La mentalidad de los que saben crear patrimonio haciendo negocio casi sin recursos

Apoyate en tus emociones para mejorar tus decisiones financieras

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.