Blog

¿Por que personas exitosas fracasan con su dinero?

El talento profesional genera dinero

Generar dinero no es suficiente para no cometer errores con el dinero que se ha obtenido. Al contrario, si no se desarrollan habilidades para manejar el dinero, éste se puede fugar de manera acelerada.

La diferencia parece sutil, pero es determinante para cualquier persona que empiece a tener éxito con su talento profesional. Por supuesto que la capacidad de generar dinero es fundamental, pero hay personas que logran hacer más con una menor capacidad para ganar dinero.

Lo contario también ocurre, personas que tienen capacidad para generar mucho dinero, pero que tienen malas habilidades para el dinero cuyas historias terminan en una quiebra financiera. Hay una interesante lista de artistas de Hollywood que cumplen este último perfil.

Sin menospreciar la capacidad para hacer dinero, el conocimiento o la habilidad más importante para alcanzar la libertad financiera o, mejor aún la riqueza, es la de manejar adecuadamente el dinero que se gana. También hay historias interesantes de personas que han alcanzado su libertad financiera con una fuente de ingresos limitada.


Te puede interesar:

La banca rota de Nicolas Cage


El talento para manejar dinero

La capacidad de administrar dinero de forma adecuada se puede resumir en dos frases muy simples

-Nunca gastar más de lo que se gana

-La diferencia obtenida invertirla adecuadamente para crear un patrimonio.

Como ocurre con las cosas que se explican fácilmente, su realización es compleja porque en el camino se enfrenta creencias, riesgos, falta de información, falta de disciplina, incomunicación con nuestros seres queridos, pero -sobre todo-, prejuicios para alcanzar a cumplir estas dos simples reglas.

Si te interesa empezar a desarrollar el talento necesario para lograr libertad financiera, pon atención a los siguientes errores comunes con el dinero que comente personas que han alcanzado un cierto nivel de éxito profesional.


Te puede interesar:

Cómo ganar dinero en vez de gastarlo


Errores comunes que cometemos con nuestro dinero

La coach de ejecutivos Megan Walls explica a través a la periodista Libby Kane de Business Insider que ha encontrado un punto débil recurrente entre los profesionales que asesora, los cuales son personas inteligentes y capaces en su trabajo.

Ese punto débil es nada menos que el dinero. Estos profesionistas, algunos dueños de negocios, abogados y profesionales de toda índole requieren de ayuda para manejar sus finanzas, a pesar del buen dinero que usualmente ganan. La asesora encontró que la fuente de este comportamiento reside en las creencias básicas en torno al dinero y sus hallazgos los compartió púbicamente.

Estos son algunos de los errores más comunes de la gente inteligente en torno al dinero.

  1. El dinero aparece por arte de magia. En la vida real el dinero no llega son sólo desearlo y esto, aunque parezca increíble, lo creen muchos profesionales debido en muchos casos a la educación que recibieron en casa en donde las cosas las obtenían con sólo desearlas. Esta convicción provoca que estos profesionales no rastreen sus gastos ni cuiden las fuentes de ingreso.
  2. Las deudas en tarjetas de crédito son normales y aceptables. Esto no es una sorpresa, si todo mundo tiene un plástico y debe dinero, entonces se siente que es normal. Pero pocos de estos profesionales inteligentes en su trabajo se detienen a hacer cuentas del costo que estas deudas les están causando a sus finanzas. .
  3. Gastar me hará sentir mejor. El estrés, las presiones laborales y las emocionales hacen sentir a cualquiera que se merece un escape. Y no hay nada más fácil que salir de comprar. Y por supuesto que compara algo para sí mismo causa un efecto positivo en el ánimo de la gente, el cual sin duda desaparecerá en cuanto llegue el estado de cuenta del banco.
  4. Nunca habrá dinero suficiente. El éxito profesional se asocia con una vida llena de abundancia, por lo que se lleva a un ritmo de vida que puede exceder las posibilidades de pago de la familia. El recibir un ascenso o un mejor sueldo no significa más que un diferencial a favor que se puede liquidar rápidamente con nuevas deudas. Siempre habrá cosas en que gastar, jamás habrá dinero suficiente para pagar todas ellas.
  5. Tengo que gastar todo mi dinero o alguien me lo quitará. Todo mundo quiere algo del dinero que el profesional gana: la pareja, los hijos, los amigos, los parientes, el gobierno, los "vieneviene", los doctores, las escuelas… Y sólo es uno el que lo gana: el profesional exitoso. Esa demanda excesiva de recursos provoca un sentimiento emocional de consumir todo antes de que vengan los demás y se lo lleven
  6. Los hombres son mejores que las mujeres en el manejo de dinero. Según la experta esta creencia provoca un efecto doble: las mujeres se alejan de las finanzas y se ocupan sólo de gastar y los hombres (incluso aquellos que son buenos con los números y los dineros en s trabajo) no se ocupan de la administración de un plan financiero familiar porque son demasiado buenos para ocuparse e esos detalles. Entonces el dinero se escurre por todos los huecos que ese abandono genera.
  7. Soy un adulto, por lo que debo saber cómo administrar el dinero. Saber cómo escribir un cheque o firmar un pagaré de un pago a crédito no significa conocimiento financiero. La educación financiera requiere de estudio y aprendizaje, pero no se enseña en la escuela ni en la familia. Se suele llegar a la vida adulta con la obligación de saberlo y no tener idea de cómo administrar el dinero de forma efectiva. Por supuesto como ya se es adulto, la vergüenza impide preguntar y muchos prefieren tener malas finanzas a aceptar que no saben cómo administrar su dinero.

También puedes leer:
Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.